Mujeres que cambiaron las Matemáticas

Fran Ramírez    15 marzo, 2021
Mujer matemática

Aprovechando que ayer fue el día Internacional de las Matemáticas y que además, este mes también se ha celebrado el Día de la Mujer Trabajadora (8 de marzo), hemos querido rendir homenaje a la gran influencia que han aportado a las matemáticas. Hay una delgada línea que divide la Tecnología de las Matemáticas, así que aquí en este enlace os dejamos también la influencia de cinco mujeres en disciplinas como Criptografía, la Informática o las Comunicaciones.

Las pioneras en la Historia

Quizás una de las primeras matemáticas que tenemos constancia es Teano, nacida en el siglo VI a.C. A parte de ser matemática, dominaba también otras disciplinas como la Filosofía, la Física y la Medicina. Se le atribuyen tratados de poliedros, así como de proporcionalidad, en concreto la proporción áurea. Téano es conocida también por ser la mujer del matemático Pitágoras, y pertenecer a la escuela pitagórica. De hecho gracias a Téano podemos hoy en día estudiar a Pitágoras, pues cuando murió Pitágoras hubo una revuelta contra su escuela, y tanto Téano como sus hijas salvaron sus trabajos, ampliando y difundiendo su estudio años después por Grecia y Egipto.

Avanzando en la Historia, nos encontramos con otra gran mujer, innovadora en su tiempo, maestra en la Escuela Neoplatónica de Alejandría, Hipatia. Nació alrededor del año 350 d.C, hija del también matemático y astrónomo Teón. Desde bien joven recibió una enseñanza en ciencias, pero su busca de conocimiento y verdad la llevaron a recorrer diferentes puntos de Atenas y Roma en busca del saber. Ese afán la llevó a la enseñanza, a la oratoria como directora de la escuela de Teón, también conocida como Museion. Destacó durante años como maestra de muchos alumnos tanto cristianos como no cristianos. Aportó escritos en campos como Geometría, Álgebra y especialmente Astronomía. Desafortunadamente falleció linchada por una turba de cristianos en el año 415.

Figura 1. Busto de Téano. Fuente.
Figura 1. Busto de Téano. Fuente.

El Siglo de las Luces

A principios del siglo XVIII, nace en Francia, Émilie du Châtelet , marquesa de Châtelet, que pese a que podía haber disfrutado de una vida plena de lujos y extravagancias, decidió dedicarse a la investigación a la divulgación de sus teorías, algunas incluso provocando amplios debates en Europa. Destacó sobre todo por su papel en la difusión de las teorías newtonianas, por sus trabajos en el Cálculo Diferencial e Integral. Dada su posición, recibió grandes conocimientos matemáticos de grandes profesores de la época como, Pierre Louis Moreau de Maupertuis, Clairaut, o Koenig entre otros. La influencia de Voltaire fue notable en la marquesa durante muchos años, ambos hicieron una gran pareja, tanto sentimental como laboral. De hecho ambos estuvieron a punto de ganar el concurso en 1737 organizado por la Academia de Ciencias al mejor ensayo científico sobre la naturaleza del fuego y su propagación, ganado por el famoso matemático-físico Leonhard Euler

La marquesa de Châtelet fue la primera mujer que entró en el Café Gradot para discutir de matemáticas con Maupertuis vestida de hombre, cabe recordar que en aquella época las mujeres no tenían permitida la entrada en dichos lugares sin ir acompañadas.  Además fue la primera mujer en tener un debate científico público. También durante el siglo XVIII nos encontramos con la matemática italiana María Gaetana Agnesi, considerada por muchos como la primera profesora universitaria, pues se encargó en 1748 durante dos años de los cursos de su padre. En 1750, después de publicar su obra de las Instituciones analíticas, el Papa le dio el nombramiento para ocupar la cátedra de Matemáticas superiores y Filosofía Natural de la Universidad de Bolonia.

Figura 2. Gabrielle Emilie Le Tonnelier. Fuente.

El esplendor del Siglo de las Luces se extiende …

Sin embargo otros autores afirman que la matemática rusa Sofia Kovalévskaya, fue la primera profesora universitaria con plaza en Europa en 1881, en Suecia. Recibió clases del famoso matemático Weierstrass en Berlín. Su aportación al Cálculo Diferencial fue muy importante, sobre todo consiguió mejorar un resultado del matemático Cauchy, enunció y demostró el teorema conocido hoy en día como Cauchy-Kowalevski. Esto fue uno de los motivos por los cuales le valió obtener el título de Doctora Summa Sum Laude en la Universidad de Gotinga en 1874, convirtiéndose junto a Agnesi en una de las primeras mujeres en el mundo en conseguirlo. Durante su estancia en Estocolmo su estudio de Cálculo Diferencial consiguió resolver uno de los problemas que más habían atribulado a matemáticos famosos: la rotación de cuerpo sólido en torno a un punto fijo, que junto a las soluciones conocidas de Euler y Lagrange se resolvió el problema planteado en 1850 por la Academia de Ciencias de Berlín. Hoy en día el día Sofía kovalevsky organizado por la Asociación de Mujeres en Matemáticas (AWM), promueve el financiamiento de talleres en los Estados Unidos para alentar a las niñas a explorar las matemáticas.

Hacia finales del siglo XVIII, nos encontramos con la matemática francesa Sophie Germain. Destacó entre otras cosas por el desarrollo de la Teoría de Números y la Teoría de la Elasticidad, pero sobre todo de su estudio podemos destacar los números primos de Sophie Germain y el intento de demostración del teorema de Fermat, que pese a no conseguirlo pudo extraer conclusiones como el  teorema  que lleva su nombre.  Durante su vida mantuvo correspondencia con los matemáticos Lagrange y Gauss. En ambos casos y dados los tiempos que eran Sophie Germain se hacía pasar por hombre, solo al cabo de un tiempo dio a conocer su verdadera identidad. En 1816 ganó el concurso, con el trabajo que tenía por título “Mémoire sur les Vibrations des Surfaces Élastiques” Se convirtió en la primera mujer que asistió a las sesiones de la Academia Francesa de las Ciencias. Hoy en día se otorga anualmente Premio Sophie Germain al investigador/a que haya realizado el trabajo más importante en Matemáticas.

Figura 3. Sofia Kovalévskaya. Fuente.
Figura 3. Sofia Kovalévskaya. Fuente.

La inspiración de Ada Lovelace

Durante el avance de las universidades escocesas frente a otras europeas, comandadas por el científico Lord Kelvin, surge la figura de Mary Somerville. Nació en Edimburgo en 1740, y pese a que en aquella época las mujeres no podían acceder a universidades ni sociedades matemáticas, no le impidió divulgar sus conocimientos adquiridos y conseguir la medalla de plata por la solución de un problema sobre las ecuaciones diofánticas en el Mathematical Repository de William Wallace.  Además en 1826 Mary Somerville escribió su primer artículo The Magnetic Properties of the Violet Rays of the Solar Spectrum para Royal Society en Philosophical Transactions y eran los primeros escritos firmados por una mujer hasta la fecha. Entre sus logros más destacados podemos destacar su trabajo en Astronomía en el estudio de la órbita de Urano, algo que permitió años después el descubrimiento del planeta Neptuno, dicho trabajo le valió la medalla de honor de la Sociedad de Astronomía y diferentes medallas reconocimientos en diferentes sociedades y universidades europeas.

Mary Somerville fue una inspiración para Ada Lovelace. Ada Augusta Byron, hija del poeta Lord Byron y de la también matemática Anne Isabella Noel Byron, nació en 1815, y destaca por el trabajo que realizó junto a Charles Babagge en la construcción de una máquina diferencial y la analítica (esta última nunca la llegó a construir), posiblemente la precursora de los ordenadores. Todas las contribuciones de Ada aportadas al funcionamiento de la máquina de Babbage tenía que firmarlas bajo las siglas AAL y estas notas se han convertido en lo que hoy día en la base de lo que hoy llamamos algoritmos informáticos. Por lo tanto, podemos afirmar entonces que Ada Lovelace fue la primera programador de la Historia. Y pese a su muerte temprana, su legado es reconocido hoy en día, recibiendo un lenguaje de programación su nombre ADA.

Las grandes injusticias y los tiempos modernos

Una de las grandes injusticias que se han cometido con las mujeres matemáticas por su condición de sexo es sin duda la sufrida por Amalie Emmy Noether. Emmy nació en Alemania en 1882, destacó por su trabajo en el campo del Álgebra y la Topología, pero pese a sus grandes conocimientos, estudios y la ayuda de matemáticos como David Hilbert y Felix Klein, no consiguió una plaza en la universidad, ni durante su etapa en Alemania ni en Estados Unidos en la universidad de Princeton, debía dar sus clases en el College para señoritas Bryn Mawr.

De los últimos años nos gustaría resaltar la figura matemática iraní Maryam Mirzakhani, nació en 1977 en Teherán y ha estado dando clases en Stanford, hasta su fallecimiento temprano a los 40 años de edad. Se dedicó al estudio de la Geometría, Topología y Cálculo Diferencial, pero sobre todo a las superficies hiperbólicas y de Riemann. Maryam tiene el honor de ser la primera mujer que ha recibido la medalla Fields, premio cada cuatro años desde 1936 que tiene el reconocimiento académico similar al premio Abel desde 2003 y al Premio Nobel (Recordemos que Alfred Nobel no consideró otorgar Premio Nobel matemático por las diferentes leyendas que hablan de “problemas” con los matemáticos).

Figura 4. Maryam Mirzajani. Fuente.
Figura 4. Maryam Mirzajani. Fuente.

Conclusión

Es indiscutible la gran aportación de la mujer a las Matemáticas, desde prácticamente los pilares de nuestra civilización actual hasta la actualidad. Por supuesto, faltan muchas otras figuras que no aparecen en este artículo pero queremos que este sirva como homenaje y reconocimiento a todas ellas.

Nota personal de Fran Fenoll: A título particular, me gustaría resaltar a una matemática en mi vida, que fue toda una inspiración y modelo a seguir, su nombre es Fuensanta Andreu (1955-2008) Catedrática de Matemática aplicada de la Universidad de Valencia. Tuve la gran suerte de tenerla como profesora, no sólo por todo su trabajo en el análisis funcional y diferencial sino la cercanía y la sencillez con la que transmitían sus clases. Gracias por tu paciencia y ayuda.

Escrito para LUCA por Fran Fenoll (@ffenoll16) y Fran Ramírez (@cyberhadesblog y @cybercaronte del equipo de Ideas Locas CDCO de Telefónica).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *