Atributos clave del modelo de gobernanza de una organización

Javier Rosado López    4 enero, 2023

En mi post de ayer sobre el libro «Reinventando la organización» de Yeung y Ulrich en Lid Editorial, quedé en profundizar sobre los mecanismos de gobierno de una compañía que facilitan la agilidad. A continuación enumero cinco atributos clave del modelo de gobernanza de una organización, habilitadores de su transformación.

Cultura

Conocemos la cultura de una organización cuando la experimentamos y sentimos. Es diferente entrar en un McDonald’s, que en el Mesón de Cándido de Segovia; asistir a un concierto de Shakira que ir a la ópera; visitar Madrid que Lisboa, Londres, Lima o Pekín. También las familias tienen culturas. Y las regiones, los países y, por supuesto, las organizaciones. La cultura es todo lo que sucede en un lugar que genera un sentimiento distintivo entre los miembros que la componen -que hace que se sientan cómodos y encajan o que no. También genera un conjunto de expectativas, a veces conscientes y otras no, sobre qué  hacer, cómo hacerlo y qué va a suceder.

Eric Schmidt, antiguo CEO y presidente de Google dijo: «Google está dirigido por su cultura y no por mí. Es probablemente el mejor ejemplo de una organización basada en la red. Muy plano, no jerárquico, muy informal en cultura e ideas. Las ideas provienen de todas partes. Parte del trabajo de ser CEO en una empresa como Google es crear un entorno en el que las personas te ofrezcan de forma constante sus mejores ideas, sin miedo a hablar contigo«.

Los líderes deberían ser excelentes comunicadores para ser capaces de apoyar la cultura que se necesita. A través de una cultura adecuada, todos en la organización comparten el mismo propósito, valores y prioridades.

Responsabilidad frente al desempeño

En los últimos años, casi todo lo relacionado con los sistemas de gestión de rendimiento ha sido criticado. Tanto líderes como empleados no se sienten a gusto ante una retroalimentación poco frecuente y torpe, el reduccionismo numérico, la competitividad y la actitud defensiva que se genera entre los empleados.

Las calificaciones restan valor a la conversación. Si un empleado está sentado esperando a que regateen  su nota, en el mejor de los casos, no está involucrado en la conversación. En el peor, puede enfadarse y generarle descontento por un periodo de hasta un año. La manera en que se haga diferencia el modelo de gobernanza de una organización.

Una «mentalidad de crecimiento»

Los sistemas de evaluación tradicionales suelen fallar porque se enfocan erróneamente en procesos rígidos, en lugar de en conversaciones positivas. Estas últimas ayudan a las personas a obtener lo que se denomina una «mentalidad de crecimiento» para concentrarse en lo que se puede mejorar. Ayudan a orientarse en el futuro y fomentan la resiliencia y la perseverancia. El objetivo de los lideres debe ser ayudar a las personas a avanzar en sus carreras, en lugar de juzgar su rendimiento mirando hacia atrás. Esas conversaciones positivas deben ser un proceso continuo.

Talento

No se trata solo de atraer y fidelizar al mejor talento, sino también permitirle crecer. Los líderes de talento exitosos dedican entre el 20 y el 30 por ciento de su tiempo a actividades relacionadas con el talento, a invertir en ellos para prepararlos para el futuro. Deben brindarles oportunidades de aprendizaje, ayudarlos a ser más competentes y asegurarse de que encuentran sentido a sus trabajo y están comprometidos con él. Gestionar el talento no es casual ni fácil.

Intercambio de información

La mentalidad de no compartir información por razones de seguridad o poder aún prevalece en muchas corporaciones. En ellas, las diferentes unidades de negocio cuentan con sus propias bases de datos para satisfacer sus necesidades concretas. Con ello se crea el problema de los silos, que se agrava cuando esas empresas se vuelven más complejas. Cada uno ve su pieza del rompecabezas, pero nadie la imagen completa. Y cuando un nuevo negocio requiere datos de múltiples sistemas y plataformas, la eficiencia y la capacidad de respuesta son bajas, si no imposible.

Las empresas ágiles, en cambio, crean transparencia al compartir datos, herramientas, plataformas y socios estratégicos dentro del ecosistema. Desintegran los silos y desmantelan las barreras entre diferentes sistemas y bases de datos.

Para reinventar una organización hay que preguntarse si se muestra la información de forma abierta – descendente, ascendente y lateral – en ella. Con cuánta transparencia se comparten datos, herramientas y nuevos conocimientos. Porque solo cuando la información se comparte fácilmente, la empresa se encuentra realmente centrada en el cliente, es innovadora y ágil.

Colaboración

No hay nada más humano que la colaboración. Una colaboración de éxito ocurre cuando los equipos combinan las habilidades de los individuos para lograr un mejor desempeño. Los equipos superan contantemente el talento individual; las organizaciones existen para convertir competencias individuales en capacidades organizacionales.

Desafortunadamente la colaboración falla en demasiados casos, razón por la cual la información se acumula y no se comparte. También ocurre que es la política interna, y no el servicio al cliente, lo que impulsa las decisiones. La innovación entonces se ve obstaculizada por la minimización de riesgos, y una toma de decisiones lenta perjudica al intercambio de ideas y la agilidad.

Cuatro principios para impulsar la cooperación

Para aumentar las posibilidades de colaboración se pueden aplicar algunos principios:

  1. Objetivo general: definición de una visión, misión o estrategia que abarque las partes individuales, y, así, impulse la unidad y el alineamiento.
  2. Información: creación de procesos o infraestructuras para compartir información y datos entre áreas.
  3. Autonomía: formación de equipos transversales con autoridad suficiente para la toma de decisiones.
  4. Competencia: los empleados deben tener habilidades de colaboración. Es decir, debe fomentarse la confianza, el respeto de las opiniones ajenas, la flexibilidad, la apertura, la compartición de ideas e información, los objetivos generales sobre los propios, la celebración del éxito ajeno y el manejo de la diferencia como ventaja en un mundo cada vez más complejo.

Imagen: Martin Fisch

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.