Tendencias, barreras y retos de cloud en Europa

Alejandro de Fuenmayor    28 abril, 2016
tendencias-barreras-retos-cloud-en-Europa

El pasado día 6 de abril tuve la oportunidad de asistir en Londres al congreso de 451 Research titulado “The business of cloud, datacentre & hosting summit”, en el que pude escuchar de primera mano las principales tendencias, barreras y retos para los proveedores de servicios de cloud y data center, y cómo los estamos afrontando desde Europa.

El encuentro se desarrolló entre diferentes sesiones y mesas redondas, en una de las cuales compartieron su visión del negocio y sus preocupaciones diferentes proveedores como Rackspace, Interoute, NTT, Digital Realty o Equinix, y me llamó la atención que los problemas expuestos por cada uno, así como sus retos, no diferían mucho entre sí y tampoco de los que tenemos en el área Cloud de Telefónica.

Martin McCarthy, Chairman & CEO de The 451 group, inauguró el Congreso para dar paso a la primera de las intervenciones de los analistas, Rory Duncan, Research Director, European Service, que se centró en las necesidades y particularidades del mercado europeo, especialmente confuso tras la ruptura unilateral por parte de la Unión Europea del Safe Harbour y las dudas alrededor del nuevo acuerdo firmado. Destacó el hecho de que los clientes europeos estaban dispuestos a pagar un plus con tal de verificar que sus datos estaban en un data center europeo.

Respecto al ecosistema cloud en nuestro continente y cómo construir una estrategia ganadora, en una de las mesas redondas se puso de manifiesto que el mercado está cada vez más convulso y todos los proveedores buscan diversificar el negocio con la incorporación de nuevos servicios a su catálogo (un ejemplo es que los proveedores de colocation están entrando cada vez con más fuerza en los servicios de conectividad y las Telcos seguimos trabajando para ganar en capilaridad y espacio de data center para competir de tú a tú con ellos). La conclusión es evidente: el negocio de las comunicaciones en la nube y los servicios de data center cada vez están más vinculados. Y otra de las principales líneas de trabajo que la mayoría está desarrollando en este momento es la automatización de todos estos servicios bajo un entorno único de gestión, cada vez más vinculado al SDE (Software Define Everything).

Otra sesión atractiva fue la de “Transición a la nube”, coloquio que lideró William Fellows (vicepresidente de 451 Research) que aportó algunos datos interesantes, el primero de ellos relativo a la oportunidad y mercado de la nube para empresas, y es que actualmente el 70 por ciento del gasto vinculado a cloud no está en los servicios XaaS (“Loquesea” as a service), sino en los servicios de transición, migración e integración de los mismos.

Respecto al uso actual de plataformas y servicios cloud, son los servicios de SaaS los más consumidos y con mayor previsión de crecimiento, seguidos con un empate técnico en la segunda y tercera posición de los servicios de cloud pública y los servicios de cloud privada en las instalaciones del cliente, mientras que en cuarto lugar encontramos los servicios de cloud privada hospedada en el data center de un proveedor de servicios y cierran la lista los entornos de desarrollo en la nube (PaaS), con una adopción bastante baja hasta el momento pero cuyo uso 451 Research prevé que sea el doble en seis meses.

También me gustaría destacar la presencia de Andrew Reichman, analista de referencia de 451 para los informes de “Voice of Enterprise” en los que, a través de encuestas a diferentes interlocutores de TI en las empresas, se pulsa el mercado en cuanto a la intención de compra y gasto TI de las compañías. Estos son algunos de los datos más curiosos:

  • Cerca del 40 por ciento de las aplicaciones de una empresa corre en la nube y se espera que para 2018 llegue a un 60 por ciento.
  • Un tercio de los responsables TI cree que en dos años sólo tendrá un proveedor de cloud; otro tercio piensa que tendrá varios gestionados de forma independiente, mientas que el 40 por ciento restante espera tener entornos híbridos gestionados de forma centralizada.
  • Respecto a la motivación de los clientes a la hora de seleccionar un modelo de provisión, para los que se deciden por una cloud privada en sus instalaciones su razón principal es la seguridad; aquéllos que deciden alojar su cloud pública en un tercero, sorprendentemente buscan ahorrar costes en el equipamiento (imagino que buscando sinergias con la escala de compra de un tercero o externalizando la gestión y operación del mismo en un proceso de externalización TI). Por último, aquéllos que optaron por soluciones IaaS buscaban la escalabilidad frente a picos de demanda y los que eligieron Saas lo que perseguían sobre todo era aligerar la carga de trabajo que generan los sistemas externalizados.

Hubo también una sesión alrededor de Openstack para cerrar el día y resulta curioso ver que son mayoritariamente los proveedores de servicios o grandes multinacionales las que están haciendo uso de esta tecnología, y principalmente de la mano de una distribución comercial como Helion de HP o la propia de Red Hat. Los analistas de 451 ven también una gran oportunidad en las Telco y en cómo están transformando su core de red en los diferentes proyectos de SDN y NFV que están llevando a cabo, mayoritariamente con Openstack como tecnología subyacente.

Termino el post con la última sesión del congreso, que giró en torno a tendencias y tecnologías disruptivas. De alguna de ellas ya hemos escrito en A un clic de las TIC, como la adopción de Open Compute Project por diferentes proveedores de servicios. Desde Intel esperan que en 2025 cerca del 80 por ciento de los servidores mundiales estén en data centers de proveedores de servicios. Asimismo, una de las tendencias que se espera ver a corto plazo es la aparición de micro data centers pegados al borde de la red para proporcionar servicios que requieran cargas de trabajo con latencias muy bajas (vídeo, IoT, juegos online y 5G, por ejemplo, con un caso de uso como el coche autónomo). Si alguien se está preguntando si es factible alguna tecnología disruptiva a corto plazo que pueda cambiar el diseño y concepción actual de los data centers (computación cuántica, grafeno… ), la cuestión la planteó alguien del público y la respuesta de los analistas fue taxativa en sentido negativo.

Imagen: Mónica Sanz

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *