El movimiento low code y no code como catalizador de la transformación

Alejandro de Fuenmayor    17 agosto, 2020
low-code-no-code

Uno de los debates más en boga en los últimos años es el relativo a los trabajos del futuro, el reemplazo de los puestos poco cualificados por robots y cómo la inteligencia artificial y el aprendizaje automático harán que las máquinas nos releguen a mejor o peor vida, según se mire… Las plataformas low code y no code también están de máxima actualidad.

Personalmente no creo que mis hijos ni menos aún yo vayamos a tener que enfrentarnos a un hipotético escenario de trabajo en el que las máquinas dispongan de una supremacía de empleabilidad frente a los humanos. Creo que un posible futuro tipo Terminator está mucho más lejos de lo que la gran mayoría piensa.

Desde comienzos de la revolución industrial las máquinas han suplido en infinidad de actividades a las personas.

Como seguro que ya habréis leído antes, Youtube no mató al DVD, ni Instagram o el iPhone fueron los culpables de la desaparición de las cámaras digitales. Fue el cambio de conductas y el uso de nuevas herramientas para esas necesidades lo que lo aceleró.

Ya en décadas pasadas distintas innovaciones tecnológicas han ido sustituyendo a los humanos en determinadas tareas. Pero ni el cajero automático hizo que desapareciera el personal de oficina de las sucursales bancarias, ni la calculadora o los programas informáticos han relevado a los ingenieros de caminos al frente de sus proyectos. Simple y llanamente, han ayudado a acelerar y reducir los ciclos de producción de multitud de industrias.

El mito de dominar un lenguaje de programación

Muchos expertos comentan que la capacidad de dominar un lenguaje de programación en el corto plazo, al igual que hablar una lengua extranjera años ha, será un factor diferencial para acceder a mejores posiciones o empleos en una determinada industria. Yo, sin embargo, difiero y os explicaré por qué.

En el último año he visto un crecimiento exponencial de las herramientas no code. Para que os hagáis una idea serían como las hermanas pequeñas de low code applications, pero en un modelo de software como servicio cien por cien. En ambos contextos se prima el desarrollo de aplicaciones basado en menús contextuales y servicios predefinidos que, mediante “drag and drop” (arrastrar y soltar), son el pilar fundamental en el que se apoya este tipo de proyectos de desarrollo de aplicaciones.

¿Cuándo conviene usar una herramienta low code o no code?

El uso de una herramienta low code o no code dependerá de las características y complejidad del proyecto, así como de la necesidad de personalización de la aplicación en cuestión.

El objetivo primordial de low code es acelerar los ciclos de desarrollo de los proyectos a partir de los entregables y funcionalidad de la aplicación. No obstante, puede llegar a personalizar o mejorar la propia aplicación con retoques del código fuente generado en primera instancia.

La finalidad de las herramientas no code, en cambio, es disponer de un prototipo o entregable de manera casi inmediata.

Un mercado en pleno crecimiento para el desarrollo de aplicaciones

Según se desprende del último cuadrante mágico de Gartner para Enterprise low-code application platforms, el mercado de este tipo de plataformas para el desarrollo de aplicaciones está en pleno crecimiento en lo que a oportunidad y competencia se refiere. Solo en el estudio de Gartner se recogen cerca de dieciocho alternativas diferentes. Pero si además vamos a su web, en su servicio gratuito de peer insights podremos encontrar más de un centenar de referencias.

La consultora prevé que para 2024 estas plataformas serán las responsables del 65 por ciento de las aplicaciones desarrolladas en entornos empresariales. Y, además, tres cuartas partes de las compañías utilizarán hasta cuatro opciones distintas para sus proyectos de desarrollo de aplicaciones.

Las herramientas low code y no code serán, por tanto, el catalizador de muchas iniciativas de transformación que veremos en los próximos años.

Beneficios de las herramientas low code y no code

Por si alguien aún alberga dudas sobre ellas, termino con un pequeño listado de beneficios que convencería a cualquiera.

  • Mejora de productividad y eficiencia. Las herramientas low code y no code son capaces de empoderar al empleado. Lo ayudan a hacer su trabajo de una forma mucho más eficiente y le permiten desarrollar aplicaciones a medida de sus necesidades, sin depender de los departamentos de tecnología.
  • Reducción de la incertidumbre. El hecho de usar desarrollos paquetizados o piezas de lego (building blocks) para construir las aplicaciones recorta las limitaciones de la tecnología subyacente y los puntos de fallo en el proyecto.
  • Alineación con metodologías ágiles y lean. Una de las principales ventajas del movimiento no code es su capacidad de reducir los plazos de prototipado y el time to market, de cara a la validación de ideas y el lanzamiento de productos digitales.
  • Nulas barreras de entrada. Muchas de estas herramientas disponen de un modelo de contratación gratuito. Requieren, además, escasa necesidad de conocimientos técnicos relacionados. Por otra parte, la comunidad y proyectos existentes es muy amplia, con cantidad de manuales y tutoriales en línea.
  • Múltiples casos de uso. El listado incluye cientos de ejemplos de startups que se han lanzado gracias al no code. Las referencias son muchas: desde newsletters, aplicaciones de reserva y calendario, integraciones y aplicaciones móviles, tiendas online, marketplaces

Imagen: frank-b

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *