Del liderazgo tradicional al MESSY

Danella Porras Esmeral    8 junio, 2021
liderazgo-messy

He de confesar que cuando leí por primera vez el título de esta mesa redonda -“Del liderazgo tradicional al MESSY”- en la edición del Talent Day de este año, organizado por Equipo &Talento, lo primero que se me vino a la cabeza fue la imagen del famoso futbolista. Al releer, y ver que era messy, cuya traducción viene a ser “desorden”, ya hice cortocircuito. ¿Cómo puede estar el desorden ligado al liderazgo? -pensé.

MESSY es el acrónimo acuñado por la consultora BTS para señalar el camino que conduce a los líderes de las organizaciones hacia prácticas más efectivas, tras realizar un estudio sobre el tema.

Los cinco atributos de un buen líder MESSY

La investigación concluye que hay cinco atributos que caracterizan los comportamientos de quienes mejor han trabajado en estos tiempos tan complejos. Marta Zaragoza, executive vice resident & global partner de BTS, explicaba así el significado de MESSY:

  • M: Multiplicador. El líder debe ser un multiplicador del talento y la diversidad.
  • E: conexión Emocional. Los líderes del pasado solo hablaban de trabajo y resultados. Actualmente la empatía es la base de un mejor liderazgo para obtener mayores resultados.
  • S: Sacar provecho del momento. El líder actual es un impulsor del cambio, la confianza y la flexibilidad, frente a antiguos modelos de control que asfixiaban a los equipos.
  • S: Simular diferentes escenarios futuros de forma ágil.  El líder debe contar, además, con capacidad de adaptación y enfoque para conseguir los mejores resultados.
  • Y: el Yo. El líder que emerge es humilde, transparente, curioso y vulnerable. Forma parte de un equipo, no es un héroe individual. Han abandonado la visión que se centraba en sí mismos.

Enseñanzas de la pandemia

Como teoría, el modelo de liderazgo MESSY suena muy lógico y necesario. Pero, ¿en la práctica trabajan las organizaciones y sus equipos de gestión de talento en promover un liderazgo MESSY?

En el caso de Banco Santander, Alexandra Brandão, responsable global de Recursos Humanos de esta entidad, explicó en el encuentro: Cuando estalló la pandemia la tecnología necesaria para seguir en marcha estaba. Pero fue necesario definir la forma de trabajar, estructurar equipos multidisciplinares de forma ágil y adaptar el modelo de liderazgo a la nueva realidad. De pronto nos volvimos más humanos y empáticos. Ante la adversidad hubo una mayor cohesión. Nos preguntábamos más que nunca unos a otros cómo estábamos y por la familia.  

Otro aspecto que cobró mucha más relevancia fue tener un propósito claro. Esto facilita el trabajo en equipo, la unión para aportar más valor. Y también se ha visto que todos unidos podemos alcanzar una velocidad mayor. Todas estas son enseñanzas que debemos tener en cuenta de cara al futuro.

El desarrollo y la formación de las personas, claves para el talento y el liderazgo en Telefónica

Tener éxito en este momento exige ser cada vez más dinámicos, flexibles y sostenibles para atender a los clientes, sobre la base de conectividades líquidas para un entorno empresarial cambiante.

Marta Machicot, directora general de Personas en Telefónica, explicó que para el éxito de la telco es clave que el equipo sea capaz de capturar las oportunidades digitales. Para ello, es fundamental que tengan visión, sean inspiradores y se atrevan a hacer cosas diferentes, a crear y promover ecosistemas de innovación , sin miedo al error.

En Telefónica, en el epicentro de las iniciativas de liderazgo están el desarrollo y la formación de las personas. Para ello, la compañía cuenta con los programas de Universitas Telefónica, con los que se forma al talento de la compañía con un modelo cada vez más centrado en desarrollar las habilidades blandas (soft skill) que faciliten la gestión de las propias emociones para, posteriormente, poder liderar equipos.

Además, la manera en que la compañía aborda el liderazgo ha evolucionado y se ha pasado de programas para colectivos específicos a programas abiertos para todos los empleados. Y, gracias a la tecnología, se ha logrado llegar más allá del campus de Universitas.

De la teoría a la práctica

Algunos de los aspectos que Marta Machicot destacó para lograr pasar del dicho al hecho en materia de liderazgo son: una razón de cambio potente, alineación (una meta común genera cohesión en los equipos), persistencia y empoderamiento de cada una de las personas para dirigir su aprendizaje y desarrollo.

En resumen, acercarnos a este liderazgo MESSY o concepto de “desorden” requiere que el modelo de liderazgo esté alineado con los valores y la cultura de cada organización, apoyarse en los medios tecnológicos como palanca de transformación y fomentar el liderazgo colectivo, con la comunicación como elemento clave para una visión compartida. Luego, también para ser los mejores líderes, es cuestión de practicar mucho.

Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *