Liderar en disrupción: cinco claves

Carmen Ruano Sánchez    14 junio, 2019

Un año más he tenido la oportunidad de asistir al evento Mentes Brillantes, del que recientemente escribía mi compañera Mercedes en este blog. Como es habitual, fue una jornada repleta de mensajes geniales, que invitan a la reflexión y ojalá también a la acción.

En esta ocasión, al igual que hice el año pasado, os traigo las ideas que allí se compartieron sobre el liderazgo y me centraré en la intervención de una referente como es Carme Artigas, que habló sobre cómo liderar en disrupción.

Estamos en un mundo de rupturas bruscas, de cambios determinantes: es el fin del statu quo. La forma de comunicarnos ya no es la misma, surgen nuevos modelos de negocio y lo que antes suponía una ventaja competitiva  deja de serlo. Sin apenas darnos cuenta (unos con mayor consciencia que otros) nos hemos convertido en “seres digitales”, algo que han propiciado dos grandes hitos, explicó Carme:

  • El menor coste de la banda ancha móvil: según los expertos en 2040 el 90 por ciento de la población mundial tendrá Internet, y en veinte años habrá 300 millones más de personas en red para consumir y crear.
  • La caída del coste de computación de datos: cada dos años se almacena el doble de información a coste cero.

La tecnología ha cambiado, asimismo, la naturaleza de las compañías:

  • En una primera fase pasaron de ser empresas de productos a empresas de servicios.
  • En una segunda se están convirtiendo en empresas de datos.
  • Y en una tercera etapa esos datos se conectarán al mundo físico gracias a Internet de las cosas y a la inteligencia artificial para dotar a los productos y servicios de inteligencia. Actualmente el 60 por ciento de los datos de Internet procede de la interconexión de las cosas y de las cosas con Internet.

La cuestión es que la tecnología crece exponencialmente y las organizaciones, como mucho, lo hacen logarítmicamente. El gran reto del líder, por tanto, es cómo actuar en este entorno.

Carme Artigas proporcionó una serie de claves prácticas:

  1. El nuevo líder debe entender el impacto de las tecnologías en su modelo de negocio y anticiparse.
  2. Debe ser inclusivo y diverso. El consumidor es diverso y las empresas habitualmente se enfrentan a problemas complejos, de forma que exigen soluciones en las que hay que aplicar múltiples inteligencias y perspectivas.
  3. Debe propiciar e impulsar los cambios en la forma de trabajar, a fin de que las proyecciones personales de los empleados coincidan con las de las empresas.
  4. Debe movilizar a las personas para el cambio cultural, ofrecer un proyecto transformador en el que crean sus empleados, porque necesita empleados convencidos, no meros seguidores. Sorprende saber a qué dedican actualmente el tiempo los líderes: el 54 por ciento a tareas administrativas y repetitivas, el 10 por ciento a estrategia e innovación y solo el 7 por ciento  al desarrollo de personas, señaló Carme Artigas. Pero esto debe cambiar, los nuevos líderes dedicarán el 64 por ciento de su tiempo a resolver problemas complejos, el 21 por ciento a estrategias de innovación y el 15 por ciento a desarrollar personas y relaciones con los grupos de interés de la compañía. Para lograr sacar lo mejor de cada uno es fundamental, eso sí, contar con habilidades emocionales y de empatía.
  5. Liderar con valores. Pero nada de lo anterior se puede hacer sin valores, los líderes deben ser los primeros en ejemplarizar los valores de la compañía. Es un atributo de los líderes genuinos. Cuando lo que se dice coincide con lo que se hace la confianza -el verdadero petróleo del siglo XXI- está asegurada.

Imagen: MasterTux 

Comentarios

  1. Aunque los artículos se centran en el mundo empresarial, me resultaron muy interesantes, porque pienso que los colegios tienen semejanzas con la realidad y metas empresarias, en su organización y gestión de talentos, sin que por ello pierdan su esencia humanística. Olga Barrientos

  2. Muchas gracias Olga, me alegra que te sean de utilidad nuestros contenidos, Y desde luego, no puedo estar más de acuerdo con la similitud que planteas. De hecho, cada vez más, se trabajamos para que colegios y universidades tengan más sinergias y puntos de encuentro.

    Un saludo y muchas gracias por seguirnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *