Las ¿excusas? de Adobe

ElevenPaths    4 octubre, 2013


Parece que han entrado hasta las entrañas de la red de
Adobe y los atacantes ha conseguido acceso a los recursos más valiosos de la
compañía: el código fuente de varios productos,  los datos de pago de tres millones de clientes
y las cuentas de un número indeterminado de usuarios.
Hace justo un año, ya entraron
en la red de Adobe y consiguieron robar un certificado para firmar código.
Brad Arkin,  Chief
Security Officer de Adobe, debe afrontar otro golpe. Brian Krebs y Alex Holden
le avisaban de que en un servidor de un atacante se podía acceder a 40 gigabytes de datos que
parecían corresponderse con el código fuente de sus productos estrella ColdFusion
y Acrobat.
Una vez “descubierto” el robo, Adobe confirma que es
consciente desde el 17 de septiembre  que
se había comprometido su red, y que probablemente los atacantes accedieron al
repositorio en agosto de 2013.
Código fuente de ColdFusion. Fuente: Brian Krebs
 Añade que se han robado casi tres millones de datos de
tarjetas de crédito de clientes, pero que estaban cifrados. También cuentas de
usuarios de algunos de sus servicios. Destaca que ha llevado a cabo un riguroso control del código distribuido a clientes desde que se piensa que ocurrió la
intrusión y que parece que los atacantes no han troyanizado el producto aunque
hayan podido robar el código. Aun así, se encuentran en medio de toda la
investigación, y todavía no están seguros de hasta dónde han llegado. Por
ahora, solo dice que ha podido ocurrir a través de algún producto que no
estuviese actualizado… irónicamente, es posible que se trate de alguna
versión de su propio ColdFusion que utilizaba la compañía.
¿Excusas?
En las “preguntas frecuentes” que oficialmente ofrece Adobe sobre el incidente, hay dos que llaman la atención. Traducimos las
preguntas y sus respuestas.

  • ¿Cómo ha ocurrido? “Nuestra investigación está en marcha. Los ciberataques
    son una desafortunada realidad que sirve para hacer negocio hoy. Dado el perfil
    y lo popular de muchos de nuestros productos, Adobe ha atraído cada vez más
    atención de los ciberatacantes”

  • ¿Adobe parece tener muchos problemas de seguridad. ¿Por
    qué?[Repite la respuesta a la pregunta anterior] y añade. “Estamos
    trabajando con esmero internamente, y también con socios externos y las fuerzas
    de seguridad, para abordar el incidente. Valoramos la confianza de nuestros clientes
    y trabajaremos agresivamente para evitar que este tipo de incidentes ocurran en
    el futuro”

La primera pregunta, es pertinente, pero la respuesta realmente
no la satisface. Ser un producto popular obviamente atrae a los atacantes, pero
no es una excusa cuando se sufre un ataque. Un producto popular, requiere de
una seguridad acorde. En todo caso, no hay que confundir producto y compañía. Los
productos de Adobe son obviamente increíblemente usados y atacados. Pero solo
en los últimos años (a partir de la versión X) Adobe ha mejorado la seguridad
de Acrobat, por ejemplo. Sus productos atraen la atención, y precisamente por eso merecen ser
protegidos con la mejor tecnología por “respeto” a sus usuarios. Tanto a nivel de
producto como a nivel de la red desde donde son creados. En este caso hablamos de
que los atacantes han roto la seguridad de la compañía. Es cierto que su
objetivo ha podido ser el código fuente de sus productos con el fin de
estudiarlo y descubrir nuevos fallos.
Pero también es posible que ese haya sido
un simple efecto colateral de haberse colado en la red y que, ante la
posibilidad de obtenerlo, obviamente lo hayan robado. No hay que dar por hecho
que han entrado en su red a por el código fuente. Han entrado en su red porque
han podido. 
En un ataque anterior sufrido en julio de 2012 pero
anunciado en septiembre, entraron en sus sistemas de “build” de software y consiguieron firmar código con sus certificados. Adobe confirmó la
existencia de malware en ese sistema (probablemente puertas traseras). Se trata
de una máquina absolutamente crítica, pero aunque no dieron detalles, dejan
entrever que entraron en más máquinas y usaron amenazas persistentes (el mantra
usado por muchos en cada intrusión) para saltar al sistema deseado. Entonces dijeron
haber aprendido la lección y que al menos no habían accedido al código fuente.
Un
año después, no pueden afirmar lo mismo. 
En la segunda pregunta (valiente por su parte y necesaria) tampoco responden. Repiten la
respuesta anterior, como si el “cómo” y el “por qué”
merecieran la misma respuesta.
Efectivamente Adobe sufre problemas de
seguridad tanto en su producto estrella Adobe Acrobat y (como demuestran dos
incidentes tan graves en solo un año) además en su red interna. En este espacio de tiempo
han conseguido acceso a sus recursos más críticos: código fuente, certificados digitales, datos bancarios de clientes, y contraseñas de usuarios. 
Es cierto que muchas grandes compañías han sufrido ataques e
incluso han podido acceder a parte de su código fuente, pero el caso de Adobe
es significativo por varias razones, además de plantear algunas preguntas
interesantes: ¿Realmente las grandes compañías mejoran de forma eficaz la seguridad después de un incidente? ¿Se
aprende la lección? Seguro que Adobe mejoró la seguridad de procesos y sistemas,
pero, ¿acaso los atacantes siempre están un paso por delante? ¿Es posible
escapar de un ataque sofisticado cuando eres tan popular? ¿Hubiera hecho
público Adobe el incidente si Brian Krebs y Alex Holden no hubieran descubierto
el botín colgado en un servidor?
Un mal consejo

Por último, Adobe escribe “no estamos al tanto de ningún riesgo específico para nuestros clientes que se incremente como resultado de este incidente”. Los atacantes no suelen mirar el código fuente de los
programas para buscar fallos de seguridad. Prefieren fuzzers. Sin embargo, el
disponer del código  sí que puede
facilitarles el trabajo una vez detectado un problema, para comprobar si es
explotable o no. También ahorra tiempo a la hora de crear un exploit. Así que
se podría decir que en cierta manera, sí que se ha elevado el riesgo
para los usuarios de productos Adobe.

Sergio de los Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *