La fórmula del éxito del trabajo híbrido

Mark Skelton    29 marzo, 2022
Trabajo híbrido

Optimizar las tecnologías basadas en cloud y permitir una combinación perfecta entre el teletrabajo y el trabajo presencial será la clave del éxito para el trabajo híbrido. Para conseguirlo, cualquier fórmula eficaz debe tener en cuenta 3 áreas clave: conectividad, ciberseguridad e inclusión.

Conectividad

Ahora que el trabajo híbrido se está convirtiendo en el modelo estándar para muchos de nosotros, las empresas deben garantizar que la conexión desde cualquier lugar sea lo más fluida posible y que los intercambios con los compañeros, ya sea en una oficina o desde casa, sean ágiles. 

Si no es así, podría tener un efecto grave en la colaboración entre equipos. También puede dar lugar a una representación desigual de los empleados, ya que los pensamientos, ideas u opiniones de algunas personas se pasan por alto. Por tanto, las salas de reuniones inteligentes serán una inversión importante cuando las organizaciones adopten el trabajo híbrido.

En este nuevo espacio de trabajo fluido, el hardware y el software deben integrarse para crear una experiencia productiva para los participantes, tanto si se unen a la reunión desde la oficina como si lo hacen a distancia.

Cada día aparecen nuevas herramientas para complementar estos espacios. Por ejemplo, la plataforma de experiencia de los empleados de Microsoft, Viva, y los dispositivos de colaboración inteligentes, como los Surface Hubs o las soluciones Poly Meeting Room, que permiten grabar y tomar notas sin problemas durante las reuniones. 

La vinculación de estas herramientas puede crear un entorno de trabajo sin complicaciones. En un futuro no muy lejano, también veremos cómo la RA y la RV se integran en los espacios de las salas de reuniones para llevar esa experiencia a un nivel superior y llevar la colaboración híbrida a otra dimensión.

Ciberseguridad

Muchos de nosotros trabajamos ahora con más frecuencia desde casa, y aunque esto tiene muchas ventajas, también puede abrir la puerta a nuevas amenazas de ciberseguridad. Para aquellos que buscan ofrecer a sus empleados un trabajo híbrido a largo plazo, es fundamental abordar la seguridad del personal y de los datos.

La creación de una ciberseguridad resiliente implica varios elementos, entre ellos la educación y la formación continua del personal. Muchos admiten que los empleados son su mayor debilidad en materia de seguridad informática. Por lo tanto, proporcionar educación sobre los riesgos existentes y cómo detectarlos es una parte esencial en cualquier estrategia. 

Esta formación debe actualizarse regularmente para representar las condiciones variables del lugar de trabajo. Las organizaciones deben adaptarse continuamente para mantener la seguridad de los empleados, y una vez que se ha desplegado una ciberdefensa, es crucial comprobar regularmente que las medidas de seguridad son efectivas.  Esta supervisión continua es el punto en el que muchas organizaciones tienen dificultades para seguir el ritmo de las miles de actualizaciones que se producen cada semana, por lo que muchos CISO, CTO y líderes empresariales están optando por no hacerlo solos y prefieren subcontratar la ciberseguridad a equipos profesionales.

Inclusión digital

A medida que un mayor número de empresas se han decantado por el teletrabajo o el trabajo híbrido, una de las víctimas ha sido la cultura del lugar de trabajo y el sentido de comunidad entre los trabajadores. También existe la preocupación de que el bienestar de los empleados y la satisfacción laboral sean más difíciles de seguir con un equipo remoto. Aquí es donde las herramientas de análisis del comportamiento pueden desempeñar un papel clave, analizando los patrones de comportamiento para comprender la actividad de los empleados y ayudar a garantizar que el trabajo a distancia sea agradable y sostenible para todos en el lugar de trabajo moderno.

La información que se obtenga con esta tecnología será muy valiosa, ya que también puede proporcionar a las empresas información sobre los patrones de trabajo de los empleados. Cuando estas herramientas se combinan con fuentes de datos, como redes y salas de reuniones inteligentes, proporcionan a los líderes empresariales una visión general muy importante del compromiso de los empleados. A partir de aquí, es posible evaluar el verdadero sentimiento de los empleados y entender si alguien no se siente incluido, y por qué.

Lo más importante es que los directivos recuerden que no existe un método único para implantar el trabajo híbrido.

El proceso implica una cantidad significativa de evaluación y aprendizaje. Al igual que con cualquier inversión en TI, hay que asegurar las bases de la seguridad y la conexión, y no olvidar incluir a su equipo en el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.