La brecha de las competencias digitales, de la que ni siquiera somos conscientes