IoT y todo bajo control

Beatriz Sanz Baños    18 octubre, 2019

Con la irrupción de la tecnología IoT, las grandes compañías de hardware (componentes) y software (programas) han tenido que desarrollar y adaptar nuevos productos para estos dispositivos.

Los componentes se vuelven IoT

¿Hasta qué punto ha influido Internet de las Cosas en la creación o adaptación de estas soluciones? Un claro ejemplo es Samsung. La compañía coreana de smartphones no solo fabrica teléfonos móviles; también empezó a desarrollar sus componentes para así depender en menor medida de marcas externas.

Hace unos meses presentó su nuevo modelo de procesador, el Exynos iT100, especialmente diseñado para dispositivos conectados por Internet de las Cosas. El procesador tiene la capacidad de trabajar en temperaturas extremas, desde -40 grados centígrados hasta 125, puesto que muchos gadgets IoT se instalan a la intemperie como puede ocurrir con las cámaras de vigilancia o los sensores de regadío. También integra procesador y memoria en un solo chip, con el consiguiente ahorro de espacio para poder integrarlo en mecanismos reducidos.

Qualcomm, el popular fabricante de chips Snapdragon para móviles, también ofrece hardware para facilitar las conexiones IoT. Su gran apuesta es la conectividad celular, que aplican en multitud de casos de uso, incluyendo vehículos y en drones. El IoT celular utiliza la misma infraestructura y se conecta a la misma red pública que nuestro teléfono móvil, sin necesidad de tener que desplegar una red privada para los dispositivos IoT. En este ámbito, el C-V2X (Cellular Vehicle to Everything), será el futuro de la conectividad para el coche autónomo e incrementará la seguridad, como pudimos ver en el proyecto de Telefónica para prevenir accidentes en carretera. Gracias a este equipamiento, los vehículos se comunican entre si y con todo lo que les rodea, lo que mejora la predicción y la seguridad vial.

¿Un software para controlarlos a todos?

Los elementos conectados a Internet de las Cosas también necesitan un sistema operativo desde el cual se pueda monitorizar y gestionar su rendimiento. Esto brinda a los ingenieros y desarrolladores la posibilidad de tener acceso a una plataforma que les permita poner en práctica sus ideas y sacarles el máximo partido.

Seguramente te suene Mozilla por su navegador Firefox, una opción escogida por muchos usuarios antes de que Google Chrome irrumpiera en el mercado. Tras dos años de investigación y desarrollo, la compañía lanzó el software WebThings Gateway.

A través de una interfaz sencilla, WebThings actúa como un sistema universal desde el cual se puede organizar el acceso y control de varios dispositivos IoT sin la necesidad de utilizar aplicaciones específicas del proveedor. Así, en lugar de instalar una aplicación móvil para cada uno, se utiliza esta interfaz unificada. Ella misma detecta los dispositivos IoT existentes en tu red y ¡voilà!

Windows 10 IoT Core es la apuesta del gigante Microsoft para entrar en el mundo de las cosas conectadas. Este sistema operativo no es una versión del escritorio Windows que podemos encontrar en el ordenador, sino una interfaz hecha por desarrolladores para desarrolladores.

Los usuarios que instalan este sistema tienen los beneficios de Windows en términos de experiencia y conectividad en la nube de la marca. Se puede instalar en los dispositivos más pequeños, incluso sin pantalla, y otorga información sobre la conexión, actualización y protección de los dispositivos. Recientemente han incorporado a su catálogo la versión IoT Core Services, un modelo de pago por suscripción en la nube con actualizaciones durante 10 años y evaluaciones del ‘estado de salud’ del dispositivo.

Sin embargo, según la encuesta IoT Developer Survey 2019, el sistema operativo más utilizado en dispositivos IoT es FreeRTOS. Se trata de un sistema operativo en tiempo real muy simple de usar y con licencia gratuita. Proporciona una solución única e independiente que se adapta a arquitecturas diferentes. Además, al ser de código abierto, facilita la programación, la conexión y la administración de los dispositivos conectados.

Era cuestión de tiempo que las marcas más destacadas de componentes y de sistemas se unieran a la revolución IoT y ayudaran a poner en funcionamiento la conexión de elementos que, hace unos años, no llegábamos a imaginar que se pudieran conectar a internet. Por ello, forman una pieza más del engranaje para alcanzar el mundo conectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *