“Inteligencia artificial expresiva”: ¿es arte u otra cosa?