AI of Things en el deporte

Marina Salmerón Uribes    7 mayo, 2021
Joven mirando reloj inteligente

El pasado domingo, Carolina Marín, la joven deportista española se convirtió, por quinta vez consecutiva en campeona europea de bádminton. Título que suma a su grandísimo palmarés tras ser la primera y única mujer campeona olímpica y tricampeona mundial en la historia de esta modalidad. En varias entrevistas, ha destacado que su objetivo es convertirse en la mejor jugadora de bádminton de todos los tiempos y que, además de su tenacidad, esfuerzo, constancia, persistencia, entreno y talento cuenta con un gran aliado para conseguirlo: el Big Data

Sin embargo, seguro que estás pensando que es fácil para una deportista con tanto nivel tener acceso a la innovación, al poder de la analítica predictiva y al Big Data, pero ¿podemos los deportistas aficionados tener información para mejorar nuestro rendimiento deportivo?

En post anteriores os hemos explicado el significado del concepto AI of Things y cómo actualmente nos encontramos ante una explosión de cosas conectadas que nos ayudan de manera autónoma en muchos casos, sin ser conscientes de ello.

En Telefónica llevamos un tiempo trabajando en nuevas propuestas de valor que plasmen todo el potencial de nuevas tecnologías como Internet of Things (IoT), Big Data, Inteligencia Artificial, 5G, Blockchain o Edge Computing, entre otras. Creemos que cuando combinamos estas tecnologías sus capacidades se disparan y nos abren un mundo de nuevas oportunidades: nace un concepto que llamamos AI OF THINGS

Al igual que cuando entramos a una oficina se encienden las luces de manera automática y se regulan en función de la hora del día o que sentimos que en algunos establecimientos la temperatura ambiente se adapta a valores óptimos para nosotros, cada vez son más los dispositivos que se encargan de recoger datos con el objetivo de a posteriori tomar decisiones basadas en estos datos para mejorar nuestra vida.

Si nos ceñimos al ámbito deportivo de principiante propiamente hablando; actualmente, llevamos encima dispositivos o sensores que recogen información para mejorar nuestro rendimiento en actividades deportivas y mejorar nuestros resultados. Y aunque pensemos que tener esa información es complicado, en este blogpost queremos trasladaros que el poder no solo está en tener los datos, sino en lo qué hacemos con ellos o en qué se materializan esos datos sin que seamos conscientes de ello.

¿Con qué dispositivos cotidianos obtenemos datos para mejorar nuestro rendimiento deportivo?

  • A través de nuestro teléfono móvil e instalando aplicaciones específicas, podemos obtener datos en torno a minutos de actividad, puntos de cardio… y datos más específicos como pasos, calorías consumidas, kilómetros recorridos…
  • Las pulseras de actividad, pensadas para aquellos que quieren monitorizar sus entrenos a través de una medición más exacta de ritmo cardíaco, calorías, actividad de sueño…
  • Smartwatch y relojes deportivos inteligentes dotados con funcionalidades que van más allá de los relojes convencional con GPS integrados, brújula, pulsómetro, barómetro…
  • Combas que cuentan cada paso que damos, velocidad del salto, relación entre la velocidad y los saltos,
  • Etcétera

Pero como mencionaba anteriormente, tener esta información es valioso y un instrumento muy importante para quien la tiene, pero si no es analizada o no sabemos qué hacer con esos datos no logramos nuestro objetivo.

Aquellos que como yo son aficionados a algún deporte, en mi caso del running, en ocasiones realizamos un análisis de los ítems que marcan los relojes deportivos y que nos dicen cómo podemos mejorar; encontrándoles sentido tras el análisis y conociendo la evolución del dato.

Los datos recogidos nos sugieren recomendaciones

Sin embargo, ¿nunca te has fijado que en función de todos los datos recogidos por los dispositivos recibes notificaciones recomendadas y en muchas ocasiones sin tú haber marcado nada? Por ejemplo, sobre cuándo tienes que moverte porque llevas mucho tiempo parado, sobre cuántas horas deberías dormir conociendo tu actividad de la última semana, si tu tiempo de movimiento entrenando es mayor que los tiempos de descansos qué posibilidades tienes de lesión… Y yendo un paso más allá, recomendaciones cuántos kilómetros debes hacer en qué día, activación de despertador de manera automática en relación a tu tiempo de descanso y estado de ánimo, ¡y hasta por qué perfil y ruta debes ir para alcanzar tus objetivos!

Este, es un ejemplo más de como el concepto AI of Things es accesible también a algo tan cotidiano como la actividad deportiva a nivel principiante y cómo esta inteligencia artificial de las cosas va más allá de mostrarnos el dato y nos ayuda a hacernos la vida más segura, eficiente, sostenible y humana, en todos los ámbitos.

¿Llegará el día en el que tras apuntarnos a una carrera popular los propios dispositivos generen un entrenamiento autónomo para cumplir una marca en el gran día? Ese día ya ha llegado… Pero la inteligencia artificial de las cosas todavía no puede correr por nosotros 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *