Innovación en formación corporativa con ayuda de la inteligencia artificial

Virginia Cabrera    4 enero, 2022
innovacion-formacion-corporativa

Ayer en «Formación es transformación» escribía, al hilo de la última edición del Talent day, de la importancia estratégica del aprendizaje continuo en el seno de las organizaciones. Explicaba que los nuevos tiempos requieren también innovación en formación corporativa, un modelo distinto.

Durante el encuentro las empresas participantes expusieron algunos ejemplos en este sentido, que pueden servir de modelo a otras compañías. Se habló de aprendizaje social, «gamificado», agile, con itinerarios personalizados y especial atención a la experiencia de usuario, entre otras cosas. Veámoslo:

El proyecto Uvance (Universal advance) de Fujitsu. Se trata de un espacio de formación, conversación y transformación, en el que pueden participar todos los trabajadores de la compañía, tanto para aprender como para compartir su conocimiento con el resto. Pueden contar en videos de 30 minutos aquello que consideren importante para otros (existen ya más de cien videos).

Desde este espacio se promueve la evolución hacia un entorno y una sociedad sostenibles con ayuda de la tecnología. Combina acciones de formación individuales y colaborativas. Cuenta con laboratorios de experimentación, auditoria por unidades de negocio y un sistema de autoevaluación,.

«Gamificación» y serious games

-El Data School de Repsol es “una escuela sobre la importancia del dato” para toda la organización, totalmente alineada con su objetivo de ser una compañía data driven en 2025. Cuenta con distintos itinerarios según los perfiles (básico, avanzado y especializado) y apuestan por el aprendizaje social, interactivo y “gamificado”.

Los proyectos de serious game de Kiabi encajan plenamente con su cultura: “ser diferentes y disfrutar trabajando en Kiabi”. Con ellos buscan generar engagement a través de la “gamificación”, con juegos serios tanto presenciales como online, ya que el 90 por ciento de sus equipos está deslocalizado.

Entienden también que permitir a cada empleado elegir su ruta formativa en base a un plan de desarrollo individual para incrementar sus fortalezas, los empodera. También que la aplicabilidad de lo aprendido al puesto de trabajo para avanzar hacia donde quieren ir es clave.

El Plan Ronin de San Miguel incluye iniciativas orientadas a los early adopters de la transformación digital. Su objetivo es impulsar la tracción, apoyados en agentes de evolución cultural que hagan de nexo entre la estrategia y los equipos de trabajo.

Saben que es algo que solo surge desde la voluntariedad, por lo que identifican de manera casi natural a personas convencidas, comprometidas, proactivas, con ganas y generosas (la comunidad Ronin), que se animan a realizar las distintas misiones que se publican. Estas misiones se ejecutan en sprints de un par de semanas y finalizan con un análisis de logros y mejoras para el siguiente cometido así como con una reflexión sobre el trabajo como equipo.

Importancia de la experiencia de usuario

La plataforma Learning hub de Randstad es otro ejemplo de innovación en formación corporativa. Se trata de un espacio de social learning, con recursos online que permiten al empleado formarse de forma interactiva, cuando quiere y desde cualquier dispositivo.

Facilita la adquisición de conocimientos y el desarrollo de 16 competencias y la evaluación de los empleados. Es un espacio con “cursos largos” y otros recursos de consumo rápido en formato texto, audio y video. Su diseño es atractivo e incluye funcionalidades propias de plataformas de entretenimiento y redes sociales. Se cuida la experiencia del usuario, al que se le permite configurar intereses, comentar los recursos, compartir lo que le haya gustado, recomendar, crear playlists y sugerir la incorporación de recursos de otros entornos. La plataforma usa la inteligencia artificial para ir aprendiendo del consumo individual y social para sugerir rutas basadas en gustos e intereses.

Aplicación de la inteligencia artificial al aprendizaje

Sin duda, la aplicación de la inteligencia artificial va a tener cada vez mayor protagonismo en el aprendizaje. Y -como no podía ser de otro modo- durante el Talent day se abordó el tema durante un coloquio muy interesante. En él participó Roberto Prada, gerente de Aprendizaje de Telefónica España.

Según los expertos, la clave de una estrategia de formación exitosa pasa por tener claras tanto las capacidades actuales como las necesidades de la plantilla. Esta información se obtiene de experiencias, entrevistas y valoraciones pero, sobre todo, de “datos limpios” que permitan generar cuadros de mando fiables, que son la base para construir algoritmos de calidad sin sesgos no deseados.

La plataforma SkillBank de Telefónica

Roberto compartió con los asistentes el modelo de reskilling y upskilling de Telefónica, una estrategia de analítica de datos con una solución de inteligencia artificial que persigue el desarrollo de los perfiles del futuro y las habilidades necesarias para la nueva actividad de la compañía así como nuevos modelos de liderazgo.

La plataforma SkillBank permite conocer el perfil e intereses de cada persona de la compañía, con un modelo que combina analítica de datos y machine learning para crear hojas de ruta personalizadas en las que cada empleado puede ver qué tiene que hacer para parecerse más a ese referente que marca su “quién querría ser”. Es un modelo que incorpora recomendaciones de formación pero también sugerencias de oportunidades de desarrollo, en función de las capacidades de cada uno. Un referente en innovación en formación corporativa.

Las cifras son llamativas: incluye más de 1.500 habilidades para desarrollar y dos de cada tres personas ya reciben propuestas de mejora, algo impensable sin ayuda de la tecnología.

Como conclusión del Talent day, quedó claro que la learnability es una capacidad social y emocional, que constituye una palanca clave para la competitividad y sostenibilidad de las organizaciones. También que nunca hay que perder de vista la perspectiva del empleado y es preciso facilitarle los medios y la tecnología para que pueda “ampliar su zona de confort educativa”, sin que suponga un esfuerzo inasumible. Hay que encontrar además agilidad en el aprendizaje con un equilibrio entre rutas personalizadas y el aprendizaje social que se produce de manera natural de la relación con otras personas.

Las herramientas, el tiempo necesario y la voluntad de aprender y compartir conocimiento van a ser claves para el futuro de nuestro aprendizaje.

Imagen: Mike Cardus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.