Sin marcha atrás: infraestructuras conectadas con vehículos y usuarios

Ana García-Valenzuela    26 marzo, 2020
infraestructuras-conectadas

Cuando semanas atrás aún podíamos salir a la calle ya apenas reparábamos en ellas, pero cientos de señales horizontales y verticales se mimetizan con el asfalto y “nos hablan” con imágenes o luminarias para proteger nuestra seguridad vial. Con el incremento de vehículos, las ciudades se vieron en la necesidad de ordenar el tráfico y velar por transeúntes y conductores. Las infraestructuras conectadas con vehículos y usuarios se abren paso ahora.

El semáforo cumple 152 años

El primer semáforo, inventado por un ingeniero de ferrocarriles e inspirado en las señales de los trenes, se instaló en Londres en 1868. Desde entonces ha evolucionado en el diseño y ha ido sumando inteligencia. El primero de ellos tan solo contaba con un farol rojo y otro verde, que un agente controlaba manualmente. Quedaban lejos las infraestructuras conectadas. En 1920 Willians Pots, un policía de Detroit, decidió incorporar la luz ámbar para indicar los cambios entre luces a los conductores. Nacía, así, el semáforo en tres fases. A España llegó en 1926 en el cruce entre las calles de Alcalá y Gran Vía de Madrid.

Del control manual a comunicarse con los vehiculos en tiempo real

En Halifax (Canadá) existen semáforos con figuras geométricas para los daltónicos. En Bodegraven (Holanda) han emplazado algún semáforo en el asfalto para avisar a los peatones adictos al smartphone y que no levantan la vista de su dispositivo de que no pueden cruzar la calle. En Viena, gracias a la sensorización, se activan cuando alguien desea cruzar y en España está en fase de pruebas el semáforo conectado, capaz de comunicar a los vehículos en tiempo real su estado, los segundos hasta el siguiente cambio de luces o si hay peatones cruzando la calle.

La mayor revolución desde que los coches reemplazaron a los caballos

A lo largo de su historia el semáforo ha sido un elemento clave de señalización para la ordenación del tráfico y la prevención de accidentes. Ahora hay un enorme potencial de mejora con la digitalización del sector del automóvil y el desarrollo de las infraestructuras conectadas. Estamos en el inicio de la mayor revolución desde que los coches reemplazaron a los caballos. En este sentido Telefónica Empresas ha inaugurado en Málaga un centro de investigación con el objetivo de impulsar el desarrollo de tecnologías V2X (vehículos conectados con las infraestructuras) con 5G. Se trata de validar dispositivos y servicios que contribuyan a evitar accidentes de tráfico y a mejorar la experiencia de conducción.

Mejoras exponenciales en la seguridad vial

Aunque en esta carrera hacia el coche conectado, los fabricantes han mejorado la conectividad y los sistemas de seguridad de los vehículos, no hay que olvidar que cada año se producen 26.000 víctimas mortales en las carreteras europeas. El reto es reducir la siniestralidad dando luz verde a un ecosistema de infraestructuras conectadas con los vehículos a través de tecnología.

España, en la plataforma europea C-Roads

España se acaba de incorporar al proyecto europeo más relevante de sistemas inteligentes de transporte cooperativo (C-ITS): la plataforma C-Roads. Entre los pilotos que incluye, destaca “DGT 3.0” que conectará todos los coches a una plataforma de datos central. ¿Os imagináis la tranquilidad de conducir sabiendo que recibiréis con antelación avisos de atasco en la ruta, accidente en la carretera o de que alguien esté conduciendo en sentido contrario?

Si tenemos en cuenta que en 2050 más del 70 por ciento de la población mundial residirá en grandes ciudades, las infraestructuras conectadas nos abren la puerta a mejoras exponenciales en la seguridad vial, la gestión ordenada del tráfico (con la implantación, por ejemplo, de peajes dinámicos que tarifican en función del peso, grado de contaminación u ocupación del vehículo), el mantenimiento de carreteras y la prevención de atascos e incidentes. Pero ¿qué tecnologías lo hacen posible?

5G, edge computing y blockchain, entre las tecnologías clave

El informe Smart roads( “Carreteras inteligentes”), que presenta la hoja de ruta para conectar a usuarios, vehículos e infraestructuras de manera inteligente, segura y sostenible, destaca las siguientes tecnologías:

  • Los Sistemas Cooperativos de Transporte Inteligente (C-ITS, también conocidos como tecnología V2X – Vehicle to everything), instalados tanto en carretera como en los vehículos, permiten la transmisión de información en tiempo real. Las comunicaciones no solo se realizan a través de paneles sino mediante avisos transmitidos directamente a cada vehículo o dispositivo móvil.
  • DAS (Sistemas Distribuidos de Antena). Esta tecnología monitoriza y gestiona la infraestructura. Es capaz de convertir decenas de kilómetros de fibra óptica en miles de sensores de vibración de forma no intrusiva y, sobre todo, aprovechando la propia red de fibra ya existente. DAS puede clasificar los eventos para generar diferentes tipos de alarmas: intrusión de personas, vehículo parado, actividad de construcción e incluso otros usos como el conteo y seguimiento de vehículos pesados, monitorización del estado del firme y detección de baches.
  • Big data/BIM: el dato es el verdadero generador de valor en el futuro de la movilidad. Por ello resulta importante explotar de forma eficiente el volumen y tipología de los datos en un entorno colaborativo open data. La metodología BIM (Building Information Modeling) es muy eficaz para el manejo ordenado de gran cantidad de datos en la gestión de activos como infraestructuras o edificios.
  • La visión artificial permite identificar ocupantes y matrículas.
  • 5G y edge computing son dos tecnologías clave que hacen posible un sistema de comunicaciones avanzado al permitir multiplicar el uso de sistemas IoT en la infraestructura y en los vehículos.
  • Blockchain como garante del correcto proceso en las transacciones para que sean rápidas y seguras.

No hay marcha atrás. Nos dirigimos hacia un mundo en el que la movilidad será eléctrica, conectada, colaborativa y autónoma. La digitalización del sector va a transformar la vida de las personas en un mundo cada vez más urbanizado y sostenible. ¿Preparados para la conducción del futuro?

Imagen: Automotve Rhythms

Comentarios

  1. … Y lo más increíble del todo, y como tú bien anotas en el artículo, es que no hay marcha atrás.
    Será interesante ver cómo evoluciona.
    ¡Gracias por contarlo tan bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *