IA y Salud: Condenados a entenderse

Ismael Rihawi    16 septiembre, 2019
Doctor usando una tableta

Mucho se discute sobre el agujero existente entre dos campos muy presentes en el día a día de cualquier persona: la medicina y las tecnologías de la información. Ya surgen proyectos muy importantes resultado de la colaboración entre estos dos sectores, como la impresión de órganos en 3D o el desarrollo de algoritmos capaces de predecir enfermedades. Sin quitar la relevancia de esas iniciativas, la realidad es que los beneficios de tecnologías punteras como el Big Data y la Inteligencia Artificial todavía no han llegado a todos los estratos de la sociedad, influyendo en la mala percepción que la ciudadanía tiene acerca de todo trámite relativo a la gestión hospitalaria.

Un claro ejemplo de ello transcurre en las consultas de los ambulatorios distribuidos por todo el territorio nacional, donde el desconocimiento completo del historial del paciente es patente en caso de no acudir a su centro asignado. También se nota en la concesión de citas de atención médica tardías y en la falta de agilidad en urgencias e intervenciones quirúrgicas por ausencia de procedimientos digitales que aceleren dichas demandas. Ni por asomo hablar de diagnósticos médicos basados en el análisis pormenorizado del histórico de datos, para así establecer tendencias de afecciones asociadas a perfiles comunes claramente identificados, todavía restringidos a dolencias más graves en centros muy especializados.

Pero nuevos tiempos transcurren, y apuntan a esperanzadores. Una serie de indicios empuja a creer que finalmente se está dando el acercamiento entre el sector salud y la implantación de soluciones Data Driven para la aplicación de servicios cognitivos. Surgen nuevas generaciones de profesionales médicos familiarizados con herramientas digitales; hay más recursos y técnicas capaces de procesar ingentes cantidades de información; tienen lugar mayor número de eventos que logran asentar las bases del entendimiento y la promoción de dinámicas de equipo multidisciplinares; se observan avances notorios en líneas de investigación que refuerzan el discurso; y, finalmente, hay mayor concienciación por parte de la comunidad científica de que ya existen los medios para abordar las deficiencias descritas y obrar en la excelencia sanitaria.

Ahora bien, es importante poner sobre la mesa ciertos retos a superar en el camino a la verdadera transformación digital en el ámbito médico. Por una parte, la fiabilidad y granularidad de los datos, requisitos necesarios para dotar de precisión y verdadero rigor su aplicabilidad, lo cual implica de una mejora en los procesos de recogida de la información en tiempo de consulta médica.

Por otro lado, propiciar la implantación de una infraestructura global de almacenamiento de todos los historiales informatizado, recogidos estos de manera confiable, de cara a su tratamiento desde los principios de la ética y privacidad, con el único fin de devolver el valor del dato a la sociedad en aras de garantizar una óptima salud y bienestar. Esta nueva pieza constituirá una herramienta aliada de inmensa valía en tiempo de toma de decisiones por parte de los facultativos sanitarios, verdaderos protagonistas, aportandoles una información adicional jamás antes imaginada.

La población quiere disponer de una sanidad a la altura de los tiempos que corren y el resto de prestaciones sociales que consume recurrentemente pero, ¿realmente estaría dispuesta a poner de su parte? Para ganar su apoyo, habría que poner el paciente en el centro de todos los esfuerzos. Implantar políticas públicas para concienciar que eso supondría un retorno diferencial en la calidad de la atención, diagnóstico y tratamiento. Asimismo, propiciar la adquisición del conocimiento y beneficios de su uso por parte de los médicos, sabiendo trasladarlo a los pacientes para generar la confiabilidad de que su información personal será tratada con el mejor de los fines, revirtiendo en una mejor experiencia.

¿Estamos preparados para afrontar los retos y darle el empujón necesario para que IA y Salud caminen de la mano? De los desafíos surgen nuevas oportunidades, el mercado ya demanda perfiles especializados, y una nueva y prometedora línea de trabajo emergerá para los apasionados de los datos y la analítica avanzada, ¡estad preparados para ser parte del cambio!

Para mantenerte al día con LUCA, visita nuestra página web,  suscríbete a LUCA Data Speaks o síguenos en TwitterLinkedIn YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *