Diez predicciones sobre el futuro empresarial de la próxima década

Alejandro de Fuenmayor    16 septiembre, 2021
futuro-empresarial-tendencias-tecnologicas

Decía Peter Druker que «La mejor forma de predecir el futuro es crearlo». Es un gran planteamiento del que muchos han bautizado como el creador del pensamiento estratégico empresarial del siglo XX. Sin duda, gran parte de su obra ha sido parte de los principios rectores de muchos planes estratégicos empresariales.

Sus principios también han guiado el trabajo de las grandes consultoras en las últimas décadas. McKinsey es un claro referente a la hora de asesorar y definir la estrategia de las grandes organizaciones. Es fácil comprobar cuántos de sus ex socios forman parte del consejo de dirección de las más importantes corporaciones. Su influencia y poder es ampliamente reconocido en el mundo de los negocios y la política.

Los pilares del futuro según McKinsey

Así que, siguiendo los consejos del sabio Sr. Druker, veamos qué nos tiene que contar McKinsey respecto a la invención del futuro empresarial que veremos en las próximas décadas. Debe interesarnos porque será quien susurre al oído de los consejeros delegados o presidentes lo que deben hacer. El cómo probablemente recaiga sobre vosotros en cascada…

Hace unas semanas, McKinsey publicaba su informe: “Diez tendencias tecnológicas que podrían reconfigurar el futuro de los mercados y las industrias en las próximas décadas”. Este post no pretende ser un mero repaso de las tendencias que, según la consultora, serán los pilares del futuro. Sobre muchas de ellas ya publiqué un artículo bastante amplio a comienzos de 2021.

Se avecina una década con más cambios que los de todo el siglo XX

Según McKinsey los cambios que veremos en la próxima década equivaldrán a todo lo acontecido durante el siglo XX. Una visión que también comparten otros distinguidos futurólogos como Peter Diamandis (cofundador de la Singularity University).

Yo siempre digo que si mi abuelo viese que, en vez de dar cuerda al reloj de pulsera, lo enchufamos todas las noches para cargar su batería, le parecería bastante ilógico. Pero mi reflexión es acerca de cómo seremos capaces nosotros, sin cambio generacional, de experimentar y sobrevivir al aluvión de cambios que nos esperan en los próximos diez años. Una cosa está clara, y es que al menos tendremos que aprender a desaprender todo lo que hemos visto hasta el momento.

Las tecnológicas, las nuevas petroleras

No hay duda -la Bolsa lo ha refrendado en los últimos años- que los ganadores de esta batalla serán las empresas tecnológicas, de la misma manera que a finales del siglo pasado lo fueron las petroleras. A estas últimas parece que el modelo de negocio ya se les ha quedado un tanto obsoleto.

Diez claves de la «cuarta revolución industrial»

La combinación de todo ello parece el cóctel perfecto para lo que McKinsey denomina la próxima cuarta revolución industrial. Y desde la consultora detallan que los cambios se estructuran en diez tendencias o pilares. Siete están puramente vinculados a la revolución tecnológica que lleva años desarrollándose y otros tres tienen carácter sectorial.

No voy a entrar a enumerar las ventajas de estas tecnologías. En este blog podéis encontrar numerosos contenidos al respecto. Me centraré en el análisis e impacto que McKinsey observa en ellas para el futuro empresarial y de la humanidad.

Siete tendencias tecnológicas

  1. Automatización y virtualización de procesos, con tecnologías como IoT, la robótica, cobots, RPA, los gemelos digitales o la impresión 3D y 4D.
  2. Conectividad del futuro con 5G e IoT como principales catalizadores.
  3. Arquitecturas distribuidas, en las que se yuxtaponen la nube y el edge computing.
  4. La computación cuántica y los chips neuromórficos (computación de próxima generación) servirán de catalizador para las tendencias anteriores.
  5. Inteligencia artificial con el procesado de lenguaje natural, la visión computarizada o las tecnologías del habla como sus principales motores.
  6. El sexto de los pilares tecnológicos es una evolución aplicada de la inteligencia artificial en lo que denominan la programación del futuro.
  7. Y, para terminar de conformar las bases de las empresas del futuro, las arquitecturas de confianza, basadas en la seguridad y blockchain.

Tres áreas claves

En clave sectorial éstas son las tres áreas en las que McKinsey ve un amplio recorrido tecnológico:

  • La biotecnología y las nuevas biotech serán las que definan el futuro del sector de la salud.
  • Los materiales de próxima generación son la segunda de estas tendencias con la nanotecnología y el grafeno como algunos de sus protagonistas.
  • Y, por último, las tecnologías limpias, que incluyen fusión nuclear, baterías, distribución inteligente y generación de energía libre de carbono, que es uno de los retos que tiene ante sí la humanidad.

Impacto en las organizaciones: nuevos modelos de negocio e innovación

Pero qué consecuencias tendrán estas tecnologías y cómo han de tratar de sacar partido de ellas las organizaciones. McKinsey estima el potencial impacto de cada una de ellas en los próximos años.

  1. La automatización permitirá digitalizar el 50 por ciento de las actividades que hoy realizan personas para el año 2025.
  2. El potencial de las comunicaciones de nueva generación será accesible para el 80 por ciento de la población mundial en 2030 gracias a 5G.
  3. En 2025 más del 75 por ciento de los datos generados por las empresas se procesarán en el edge o en la nube
  4. El valor del mercado de la computación cuántica y sus casos de uso asociado tendrán un potencial de mercado de 1 Bn$ para el año 2035
  5. Gracias a la inteligencia artificial las iteraciones con los clientes serán digitalizadas en más de un 75 por ciento de los casos, a través de asistentes virtuales que dotarán a las mismas de mayor personalización.
  6. Se reducirá un 30 por ciento el tiempo necesario para llevar a cabo los proyectos vinculados al desarrollo de software y analítica de datos.
  7. Gracias a tecnologías como blockchain, en 2027 cerca del 10 por ciento del PIB mundial podría estar vinculado al uso de la cadena de bloques
  8. De la mano de la biotecnología, el coste de secuenciación del genoma humano se ha reducido un 45 por ciento en la última década
  9. Los nuevos materiales incrementaron diez veces el número de patentes desarrolladas entre 2008 y 2018
  10. Y, en 2050, el consumo de energías limpias representara más del 75 por ciento del mundial.

La combinación de estas diez tendencias, por tanto, amplificará y acelerará los nuevos modelos de negocio e innovación. Éstos cambiarán el panorama de la industria: alteraran el statu quo actual y traerán consigo nuevas oportunidades.

Sectores telco, farmacéutico y biotech, los más afectados

Según señala McKinsey, el impacto no será igual en todos los ámbitos. Algunos, como las telecomunicaciones y el sector farmacéutico serán de los más afectados. De todas maneras, habrá que estar atentos a quiénes lideraran los rankings bursátiles en la próxima década. Si yo tuviese que invertir mi dinero y mi reputación dependiera del éxito lo haría en torno a las farmacéuticas y las empresas de biotecnología.

La actitud de las empresas, determinante

En cuanto a qué acciones deben llevar a cabo las empresas que determinen su éxito futuro, en primer lugar deben calcular el impacto de cada una de estas tendencias en su modelo de negocio actual. Después, evaluar la madurez técnica de cada una de dichas tendencias y, por último, ver cuál de ellas encaja con su organización actual.

A quienes jugamos a imaginar qué nos depara el mañana, el tiempo nos pondrá en nuestro sitio y dirá si nuestras predicciones eran o no acertadas. Solo está nuestra reputación en riesgo. Sin embargo, para muchas empresas esta apuesta dirimirá su capacidad de sobrevivir a las próximas décadas y turbulencias tecnológicas que se ven a lo lejos, en el horizonte del panorama empresarial.

Imagen: Hans Splinter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *