FITUR y la digitalización como destino del sector turístico

Félix Hernández    6 febrero, 2019

Si los visitantes de esta última edición de FITUR hubieran decidido fundar una ciudad, ésta habría ocupado el puesto 17 de España, por delante de Vitoria y La Coruña. Y es que aproximadamente 250.000 visitantes convierten a este encuentro en la segunda feria mundial de su sector y, para muchos, la más internacional de las que se celebra en territorio nacional. La organización, además, cifra su impacto económico este año en 325 millones de euros.

En FITUR es como si el mundo entero hubiera decidido conversar e intercambiar sus datos de contacto en los pabellones de IFEMA. Lleno de colorido y de ilusiones de los viajes que habrán de llenar nuestras vidas, es la mejor oportunidad para demostrar el atractivo de la marca España y la competitividad de nuestras compañías.

Seguro que no os descubro nada nuevo si destaco que el turismo representa la primera industria de nuestro país, con una aportación del 20 por ciento al PIB y una importante contribución al empleo también.

Uno puede ir a FITUR por distintas razones. Yo lo hice -¡cómo no!- con la mirada puesta en la digitalización del sector y, en concreto, me centré en el área FITURTECH, el showroom dedicado al turismo del futuro que ya se materializa y sus distintos aspectos: el teléfono móvil ya no es la única herramienta que acompaña a los viajeros desde que exploran un destino, lo contratan y finalmente lo disfrutan, sino que ahora también las tecnologías comúnmente denominadas 4.0 (IoT, big data, inteligencia artificial, machine learning…) son fuente de poderosas oportunidades de negocio y van a transformar profundamente nuestras experiencias de ocio en el destino.

Así, bajo el paraguas del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) se mostró una maqueta y se hizo una demo de lo que será el hotel del futuro. Fue en los hoteles donde tuvieron lugar más de 380 millones de pernoctaciones en España en 2018 (imaginemos, casi el tercer país más poblado del mundo, EE.UU.), y de ahí el interés en convertirlos en un segundo hogar capaz de prestar una atención personalizada a la altura de las exigencias del nuevo turista digital. Se trata de proporcionar una gran experiencia de cliente unida a soluciones que resulten eficientes…

La tecnología y la innovación juegan un papel importante. Por eso Telefónica quiso que sirviera de escaparate de su innovación abierta de la mano de Wayra y Open Future. En este sentido Telefónica Empresas mostró soluciones que permiten ya, por ejemplo, facilitar el proceso de check in mediante una app y la digitalización del proceso de adquisición de la estancia desde la reserva online, hasta llegar a la misma puerta de la habitación. Y todo sin llaves.

También hablamos allí del conjunto de herramientas que necesita un hotel para la localización de empleados y/o clientes. De los empleados para organizar mejor sus movimientos en estos complejos y ganar en eficiencia y en cuanto a los clientes para satisfacer mejor sus necesidades, por ejemplo, mediante pulseras identificadoras o áreas de exclusión y seguridad para los menores. Y ya hay relevantes empresas trabajando en todos estos desafíos.

Además, en términos de sostenibilidad, que es un valor al alza a la vez que una necesidad estratégica, los hoteles son cada vez más pequeñas ciudades y sus edificios, espacios inteligentes que administrar. Resulta clave en ellos la gestión de la eficiencia energética, a través de una plataforma que interactúe con la iluminación y climatización, entre otros servicios.

Además de estas soluciones de Telefónica Empresas, pudimos ver robots que pretendían facilitar las labores de atención al cliente que, por cierto, eran realmente divertidos, por lo menos en las interacciones más simples; laboratorios de experiencias blockchain para construir smart contracts en la densa malla de contratistas que nutren un hotel y, por supuesto, pantallas, pantallas de cualquier formato imaginable, que construyen entornos dinámicos muy atractivos. Cuando nuestra ventana no muestre el mar infinito quizá estas pantallas nos ayuden a paliar estas limitaciones. También vimos vehículos eléctricos, muchos y variados (¡mucha bicicleta y mucha moto!) porque pronto seguramente el desplazamiento de ocio lo proporcione directamente un agente desde el mismo hotel. Suena a nueva oportunidad para el sharing y la movilidad inteligente en los destinos turísticos. FITUR es, sin duda, un punto de encuentro de la real tecnología made in Spain, de nuestro emprendimiento y de las propuestas del turismo como experiencia en tránsito hacia lo digital.

¡Porque nadie como España para cruzar lo social (somos una sociedad que sabe disfrutar de la vida) y lo tecnológico (por algo somos baluarte de progreso en la sociedad occidental)!

Imagen: OpenClipart-Vectors/Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *