Elena y Sandra: #MujeresHacker que aprovechan cada oportunidad para seguir aprendiendo

Nacho Palou    28 diciembre, 2022

Big Data es un recurso muy valioso para cada vez más negocios y servicios. Gracias a Big Data las empresas, organizaciones y administraciones obtienen insights o claves e información esencial para tomar mejores decisiones, ser más eficientes en su procesos o encontrar nuevas oportunidades de negocio.

Sin embargo, manejar y analizar grandes cantidades de información y conjuntos de datos complejos, a menudo procedentes de fuentes diversas y diferentes, es una tarea exigente e intensa. Requiere conocimientos, dominio de la tecnología y saber aplicar nuevas técnicas y herramientas especializadas. Y pasión por los datos.

A Elena y a Sandra les apasiona todo lo que tenga que ver con los datos. Han encontrado en la tecnología las herramientas que les permiten extraer todo el valor y utilidad de los datos, y para seguir aprendiendo cada día.

  • Elena Díaz, nuestra experta Tech, es responsable del Centro de Excelencia en el equipo de producto de AI of Things en Telefónica Tech. Estudió matemáticas y se especializó en estadística e investigación operativa. A lo largo de su carrera trabajando con datos ha aprendido a manejar diferentes lenguajes de programación y herramientas, y ha adquirido numerosas habilidades.
  • Sandra Moreno es estudiante en 42 Madrid, uno de los campus de programación 42 que Fundación Telefónica tiene en España. Estudió la carrera de Filosofía, Política y Economía, donde se especializó en análisis econométrico y estadístico. Nada más terminar el grado se lanzó a la Piscina, el proceso de selección de 42, para estudiar Big Data.

* * *

En esta nueva entrevista doble y mutua Elena y Sandra dedican un rato de su tiempo a compartir con nosotros su historia y, sobre todo, su pasión por los datos y por aprender. Porque las dos coinciden en señalar la importancia del aprendizaje continuo para adaptarse a la rápida evolución de Big Data y a sus incontables posibilidades y aplicaciones.

Elena (izq.) y Sandra durante la entrevista.

(Elena) Sandra, después de estudiar Filosofía, Política y Economía has reorientado tu carrera hacia la tecnología. ¿Cómo surge tu interés por la programación y los datos viniendo de un mundo a priori diferente?

(Sandra) Si, tal vez chirría un poco de entrada… Durante la carrera me gustaron mucho filosofía y política, pero de la parte de economía me encantaron la econometría y la estadística. También tuve un par de asignaturas en las que toqué lenguajes de programación muy utilizados en el análisis estadístico, como Python y R; nivel ultrabásico, eso sí…

(Elena) …Pero te entró el gusanillo (ríe)

(Sandra) Exacto (ríe) Además, tengo el ejemplo de mi padre. Siendo yo pequeña y trabajando él como vigilante de seguridad empezó a estudiar programación desde cero. Pensé que sí él pudo entonces, teniendo una hija pequeña, yo recién licenciada también podía reorientar mi perfil profesional.

Fue entonces cuando conocí el campus de programación 42 a través de mi madre, de casualidad porque un amigo suyo trabaja en Telefónica. Entonces decidí tirarme de cabeza a la piscina y ver qué pasaba… Y aquí estoy un año después, estudiando en 42 y muy contenta con mi decisión.

«La tecnología y la programación son las herramientas que me permiten trabajar con datos.»

Elena

(E) Te lanzaste a la Piscina de 42 ¿Qué supuso para ti?

(S) Al principio fue raro, porque venía del mundo académico universitario que es completamente diferente. Además, se juntó con que la programación “en serio” era algo totalmente nuevo para mí, con herramientas y términos de los que nunca había oído hablar antes.

La Piscina de 42 es una experiencia dura y muy intensa. Pero si tuviese el neuralizador de ‘Men In Black’ y me pudiese borrar los recuerdos volvería a pasar por la Piscina sin dudarlo, porque me encantó y aprendí un montón. Sabía que, incluso aunque no consiguiese entrar en 42, lo que había aprendido en la Piscina era valioso.

«La piscina de 42 te cambia un poco la perspectiva de quién eres y de cómo tienes que funcionar y hacer las cosas.»

Sandra

(S) Me contabas, Elena, que llevas muchos años trabajando en Big Data. ¿Cómo decidiste dedicarte a eso? ¿Qué ha cambiado en este tiempo?

(E) Estudié matemáticas y me especialicé en estadística e investigación operativa. Me gustaba mucho el análisis de datos, aunque entonces no se usaba el término Big Data sino ‘data mining’, lo que ahora es Big Data.

Desde entonces, además del nombre, han cambiado otras cosas. Lo más fundamental, la gran capacidad que tenemos ahora para procesar datos, el software libre y las herramientas de programación. Al final hoy hago lo mismo que cuando empecé, pero con mejores recursos que facilitan el día a día. El objetivo final también es el mismo: sacar el máximo provecho de todos los datos a nuestro alcance.

«Aunque cambien las técnicas y las herramientas nuestro objetivo final sigue siendo el de sacar el máximo provecho de los datos.»

Elena

(S) A lo largo de tu carrera en Big Data, en la que has visto cambiar casi todo… ¿Qué destacarías?

(E) Sobre todo el incremento en la capacidad de cálculo. Antes trabajábamos solo con bases de datos relacionales, todo muy estático. Ahora gracias a las plataformas Cloud podemos ajustar la potencia y el almacenamiento que necesitamos en cada momento.

De este modo la capacidad de cálculo ya no es una limitación. Ya no tenemos que trabajar con una muestra de los datos para generar un modelo, sino que ahora podemos trabajar directamente con todo el conjunto de datos. ¡Hace 15 años habría sido imposible!

Sin embargo, muchos de los algoritmos de entonces siguen vigentes hoy y los seguimos utilizando, aunque también tenemos algoritmos nuevos. Estamos siempre aprendiendo cosas nuevas para adaptarnos.

(E) Volviendo a tu experiencia en 42, donde llevas ya un año estudiando, ¿qué balance haces hasta ahora?

(S) Muy positivo. Además de estudiar en 42 durante este año he tenido ocasión de hacer algún bootcamp y de obtener alguna certificación, como la de Google Cloud. En 42 también tengo la oportunidad de participar en eventos organizados para dar a conocer 42 y su metodología. He podido hacer cosas que de otro modo nunca habría hecho —ni atrevido a hacer, todo sea dicho— y que te hacen sentir que formas parte del proyecto 42.

«En 42 el ritmo de aprendizaje es muy alto. Empecé sin saber hacer un bucle y ahora veo cosas que he programado y digo “¿esto lo he hecho yo?”»

Sandra

(E) Big Data podemos aplicarlo a muchos campos. ¿Tienes previsto enfocarte en alguno concreto o prefieres concentrarte por ahora en los datos?

(S) Empecé en 42 con la meta de ligarme profesionalmente a Big Data y después de un año me reafirmo en ese objetivo. Aunque sé que es complicado dedicarse cien por cien solo al mundo de los datos.

(E) Claro, Big Data tiene muchas aplicaciones: en infraestructuras, arquitectura, marketing… también para la generación de modelos y obtención de insights…

(S) Claro, esa es la cosa. Son tantas las posibilidades y aplicaciones de Big Data que todavía no sé cuál me gustará más.

(E) Te entiendo porque es lo que me pasó a mi… Yo fui probando y viendo qué aplicaciones y usos de Big Data me gustaban más, y cuáles menos. Lo mismo cuando profundicé en la programación: aprendí mucho, pero me hizo darme cuenta de que quería centrarme en la parte de los datos.

(S) Si, ahora en el bootcamp estamos viendo muchas cosas diferentes a la vez. Un día descubro algo que me encanta como Tableau, una herramienta para visualizar datos, y al día siguiente vemos otra cosa nueva para mí, como SQL, y entonces…

(E) …Resulta que también te encanta (ríe)

(S) Justo (ríe) Así que por ahora sigo estudiando y buscando una posición junior que me permita probar cosas y descubrir qué es lo que más me gusta.

«A lo largo de tu carrera profesional, y a través de los diferentes proyectos a los que te vayas dedicando, tendrás ocasión de aprender y aplicar diferentes técnicas.»

Elena

(E) Entonces, ¿piensas ya en empezar a trabajar?

(S) Si. Estoy esperando a terminar el bootcamp para tener una base tecnológica más sólida que respalde mis conocimientos de estadística… Pero ya estoy mirando opciones. También he enviado mi candidatura a las becas Talentum para hacer prácticas en Telefónica; porque sí, quiero empezar ya a trabajar para conocer cosas nuevas y seguir aprendiendo.

(E) En mi equipo hay dos compañeros que entraron con una beca Talentum. Es muy buena manera de empezar.

(S) Si, algunos compañeros compaginan una beca Talentum con sus estudios en 42. Empezar a trabajar y seguir estudiando es una buena combinación para un recién licenciado, porque en este sector siempre hay que estar aprendiendo.

(S) ¿Qué le dirías a la Elena del pasado o a la Sandra de hoy?

(E) Primero, que vayas viendo qué es lo que te gusta porque, al final, una carrera profesional te tiene que gustar, divertir y apasionar. Pero sin dejar de lado otras cosas que tal vez a priori no te gustan tanto y que, sin embargo, también pueden ser útiles y ayudarte en tu carrera.

Y nunca tener miedo a cambiar o a reorientar tu profesión igual que hiciste hace un año al entrar en la Piscina de 42 Madrid. Cuando trabajas en algo que te gusta te resulta mucho más fácil seguir aprendiendo y creciendo.

* * *

Si quieres saber más sobre los campus de programación 42 que Fundación Telefónica tiene en España visita 42 Barcelona, 42 Madrid, 42 Málaga y 42 Urduliz (Bizkaia).

Conoce más sobre #MujeresHacker en Telefónica Tech y 42: