Fibra óptica: el efecto mariposa de la “ecotransformación”

Martín Merino Eiró    9 octubre, 2020
ecotransformacion-fibra

“¿El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas?“. Lo planteaba Edward Norton Lorenz, descubridor de la Teoría del caos, el 29 de diciembre de 1972 en la American Association for the Advancement of Science. Y lo traigo a colación en mi post de hoy sobre ecotransformación porque cada uno de nosotros, con pequeñas acciones, puede mejorar el mundo en el que vivimos. Y voy a poner como ejemplo el poder de la fibra.

La fibra: ventajas e impacto positivo

Son de sobra conocidas las ventajas que aporta la fibra óptica: mayor velocidad de transmisión, mayor ancho de banda, menor latencia e inmunidad frente las interferencias. Pero, además, está su impacto positivo sobre el medioambiente y la economía circular cada vez que se sustituye una línea telefónica de cobre por otra de fibra óptica.

Pero remontémonos en el tiempo hasta llegar a esta ecotransformación.

El inicio: la llegada del cobre

En 1877, apenas un año después de que Graham Bell patentara su invento, se unían por teléfono el parque de la Ciudadela y el castillo de Montjuic en Barcelona. Esta iniciativa privada de la familia Dalmau era la primera comunicación telefónica por cable de cobre en España. 

El 19 de abril de 1924 se fundaba en Madrid la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE). Y en agosto de ese mismo año firmaba un contrato con el gobierno para la “reorganización, reforma y ampliación del servicio telefónico nacional”. En aquel momento había en torno a 60.000 líneas telefónicas.

Treinta años después, en 1954, se alcanzaba la cifra del millón de teléfonos instalados en España, aunque la demanda superaba con creces la capacidad de las instalaciones y, al final del año, aún quedaban más de 200.000 peticiones a la espera.

Nacimiento comercial del ADSL

El 15 de septiembre de 1999, Telefónica hizo una apuesta tecnológica que cambió la historia de este país: el nacimiento comercial del ADSL. El principal argumento fue la simultaneidad de la provisión de la banda ancha con el uso del teléfono. En ese momento había unos 17 millones de líneas fijas.

Desde el nacimiento de Telefónica la red de cobre había ido creciendo exponencialmente hasta la llegada del ADSL y la aparición del móvil, alcanzando unos 20 millones de clientes de cobre y más de 6.500 centrales telefónica en todo el territorio nacional.

El aleteo: la instalación de la fibra óptica

En 2005 Telefónica comenzó la ecotransformación cuando hizo las primeras pruebas piloto de fibra óptica (FTTH) en Pozuelo de Alarcón y Madrid, con una velocidad de bajada de 50Mps. Y, a partir de 2008, empezó a comercializar este tipo de conexión. Cinco años después, en 2013, ya tenía 343.755 clientes de fibra (el 97 por ciento de cuota de mercado). En la actualidad Telefónica es la operadora con la red de fibra óptica más grande de Europa y una de las mayores del mundo, en un proceso que no para.

Recientemente Telefónica ha anunciado que hará el mayor de sus esfuerzos para impulsar la digitalización completa de España, con el compromiso de que en 2025 la fibra óptica cubra el cien por cien de nuestro país y liderar la implantación de la tecnología 5G.

El tornado: la ecotransformación

La sustitución del cobre por la fibra óptica supone todo un hito para la ecotransformación.

Seis ventajas de la sustitución del cobre por la fibra

1. Reducción del número de centrales telefónicas: solo una de fibra por cada tres o cuatro de cobre.

La distancia con la que se puede dar servicio con una línea de fibra óptica es al menos diez veces mayor que con una línea de cobre. Por tanto, solo es precisa una central telefónica de fibra, donde se alojan los equipos y de donde salen las líneas de comunicaciones, por cada tres o cuatro centrales de cobre.

Esto significa una reducción de las necesidades energéticas de las infraestructuras:  iluminación, grupos electrógenos, climatización, seguridad, etc.  

Además, como estas centrales suelen estar en el centro de las poblaciones, recortar su número permite disponer de nuevos espacios para otros usos, reducir el ruido en el centro de las ciudades y disminuir el número de puntos de suministro energético. Concentrar los puntos de presencia de equipos de telecomunicaciones permite que los técnicos tengan que desplazarse a menos lugares también. 

Mayor eficiencia

2. Reducción del número de averías.

Las nuevas tecnologías basadas en fibra óptica reducen el número de averías a la mitad que el cobre, tanto en el exterior como en casa del cliente. Además de una mayor satisfacción por el servicio, se reducen los desplazamientos del personal técnico por este motivo. Menos desplazamientos significa ahorrar en combustible y, sobre todo, disminuir las emisiones de CO2. 

3. Menor consumo energético de los equipos.

Los equipos de fibra óptica, además de concentrar un mayor número de clientes que los que permitía el cobre como veíamos, son cada vez más eficientes. El consumo eléctrico del acceso de fibra óptica por cliente es al menos siete veces inferior que el de cobre y disipan menos calor, lo que redunda en menores necesidades de climatización. 

Así, se disminuye el consumo eléctrico de las centrales, las necesidades de climatización en las salas de equipos y hay una reducción de la potencia de emergencia necesaria (baterías y grupos electrógenos, alimentados por combustible).

4. Liberación de los equipos “heredados” o legacy.

Según se van liberando líneas de cobre, al ser sustituidas por fibra óptica, los clientes se pueden concentrar en menos equipos, hasta su desaparición. 

Esos equipos más antiguos ya no se fabrican y, en muchos casos, no tienen soporte o reparación por parte de los fabricantes. Según se van liberando y apagando tarjetas y equipos, es posible reutilizar dichas tarjetas en otros equipos averiados, sin tener que repararlas. Como ya no se fabrican pero su utilización aún es muy grande por parte los operadores de telecomunicaciones, se pueden vender como equipamiento usado y reutilizarse, lo que fomenta la economía circular y evita su desperdicio. 

Reciclaje y economía circular

5. Recuperación del cobre para otros usos.

Al migrar de cobre a fibra entre la central y los clientes, ese cable se libera y se puede reciclar. El cobre es aún un valioso metal muy utilizado por la industria. Los beneficios de la ecotransformación no pueden ser mayores.

Además, dado que a través dela fibra se puede dar servicio a muchos más clientes, al retirar el cobre, se dejan vacantes canalizaciones en las zonas urbanas que es posible utilizar para otros servicios, sin obras y reduciendo el impacto medioambiental. 

6. Reciclaje e impulso a la economía circular.

Los equipos de las centrales que dan el servicio al cobre que se liberan y no se pueden reutilizar se reciclan. 

En primer lugar, de sus conectores y elementos electrónicos se pueden extraer al menos once metales distintos, entre ellos oro y plata, así como elementos especiales, como cobalto, indio y antimonio, que se necesitan para la fabricación de semiconductores y que con cuyo reciclado se reduce la necesidad de su extracción natural e importación de otros países. Son procesos muy avanzados que permiten producir materiales con una pureza suficiente (superior al 95 por ciento) como para comercializarlos y reutilizarse en la industria. 

Otra parte importante del material reciclado son metales de bajo valor como el hierro, que se vuelve a fundir para otros usos. 

Por último, los plásticos de los equipos y cables se recuperan como combustible para hornos o para moldeado de nuevas piezas.

El reciclado es fundamental para lograr una sociedad más sostenible, en la que acaben menos residuos en los vertederos y puedan conservarse mejor los recursos naturales. 

Las consecuencias del tornado: resultados

Las consecuencias de sustituir la red de cobre por fibra óptica usando la tecnología FTTH (fibra hasta el hogar) tiene, por tanto, un impacto muy importante en la sociedad. No solo mejora las comunicaciones, sino la sostenibilidad y el medioambiente, como he sintetizado en este gráfico: 

Seis años ya de ecotransformación en Telefónica

Telefónica España lleva inmersa en este proceso de “ecotransformación” desde 2014 cuando apagó por completo las dos primeras centrales de cobre en Torrelodones y Sant Cugat, e inició un plan para apagar masivamente las centrales de cobre en España.

El resultado ha sido la reducción de su consumo energético por unidad de tráfico en un 72 por ciento y, evitar 3,2 millones de toneladas de CO2, lo que supone 3,3 veces su propia huella de carbono y la reutilización de 4 millones de dispositivos. 

Fruto de este compromiso con el medioambiente y la sostenibilidad, Telefónica fue la primera empresa del sector de las telecomunicaciones en el mundo en emitir un bono verde por valor de 1000 millones en el marco de financiación sostenible de la compañía, como contaba en este mismo blog un compañero.

Imagen: Gorupka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *