Drones y 5G: cielos conectados

Martín Merino Eiró    17 septiembre, 2019
drones-y-5G

El de los drones y 5G es un binomio de éxito. A nadie se le escapa el rápido desarrollo de los drones en el mundo actual, cada vez con más apariciones en los medios: drones socorristas, antiincendios, en agricultura de precisión, como repartidores y hasta drones que ponen multas de tráfico.

Por otro lado, en lo relativo a las comunicaciones móviles, crece la expectación sobre las nuevas redes 5G. En este post me referiré a la intersección de ambos mundos: ¿pueden las redes móviles contribuir al desarrollo de los drones? ¿Y en concreto 5G tendrá algún impacto en la explosión de este sector?

Según el “Plan estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España. 2018-2021″, publicado por el Ministerio de Fomento, se prevé alcanzar en 2035 una flota de más de 50.000 drones profesionales en nuestro país y más de 400.000 en Europa. Y si hablamos del uso recreativo de los mismos, asciende al millón y medio de aparatos. Su crecimiento y el número de aplicaciones para las que se usarán es imparable.

La ocupación de espacio aéreo por parte de tantos drones y su convivencia con otras naves supone un gran reto, especialmente de seguridad, tanto para los diferentes organismos gubernamentales españoles y europeos como para la empresa privada y la sociedad en general.

La gestión del tráfico aéreo de naves no tripuladas (RPA o drones) y su integración en el panorama actual es un gran reto tecnológico que Europa está tratando de resolver a través de iniciativas como el Proyecto Jarus, en el que participa España.

Además, la digitalización, el vídeo, la inteligencia artificial, Internet de las cosas (IoT) y otros desarrollos tecnológicos hace a los drones esencialmente dependientes de sus comunicaciones. Ahí es donde las Telco como Telefónica cobran un papel relevante, hay un amplio campo de actuación en drones y 5G.

De hecho, tal es el interés de las operadoras que la GSMA, el consorcio mundial de operadoras móviles, tiene su grupo de interés de drones y en la edición del Mobile World Congress de este año presentó el seminario “The Internet of the skies. Connecting drones“, en el que se hablaba de cómo las capacidades de las redes móviles puede beneficiar a la industria de los drones.

Una de las características de las redes móviles es, además de la propia comunicación y su cobertura en todo el territorio nacional, la identificación y localización de los dispositivos que transitan por ellas. Al  incorporar en los drones los sistemas de identificación propios de los dispositivos móviles, como una tarjeta SIM física o virtual u otro tipo de identificación encriptada y segura, además de los mecanismos de localización y las comunicaciones seguras que aporta la red, parece que se tienen los ingredientes básicos para su gestión y control en el espacio aéreo. Aspectos como la integración con los sistemas actuales de gestión de tráfico aéreo (ATM) y la regulación son los que actualmente están en estudio, pero en los próximos años la oportunidad será una realidad.

Esto además se complementa con servicios como la intercepción legal de drones no autorizados, la autorización de vuelos, el establecimiento de perímetros y balizas virtuales (geofencing y geocaging) y el control más allá del alcance visual (BLOS) de las naves.

Drones y 5G: oportunidades para el sector de las nuevas redes

Todo lo anterior se puede realizar con cierta solvencia con las tecnologías móviles actuales como 4G, así que ¿cuál puede ser entonces la aportación diferencial de las redes 5G?

En la última edición de Civildron, Telefónica explicó algunos de sus beneficios:

– La red 5G proporciona mayor velocidad de transmisión al multiplicar por cien hasta 10Gbps, lo que permitirá la emisión de vídeo 4K en tiempo real, además de otras funciones de telemetría y llevar el uso de la inteligencia artificial a los nodos de la red.

Mayor densidad de dispositivos: Diez veces la actual, hasta el millón de ellos por Km2, algo fundamental para la gestión de los drones, especialmente en entornos urbanos o en proximidades de aeropuertos.

Latencia reducida, que reduce diez veces hasta 1 ms. Este menor retardo es fundamental para poder pilotar drones a kilómetros de distancia sin que el piloto tenga que tener a la vista el aparato o respuestas automáticas del dron en función de la información que le proporciona la red, por ejemplo, para evitar zonas restringidas o colisiones.

Mayor velocidad de los dispositivos, que pueden permanecer conectados cuando circulan a velocidades de hasta 500 km/h.

– Por último, el bajo coste energético, que reduce cien veces la energía por kbit de paquete de datos transferido, hace posible la conexión a alta velocidad de una manera más eficiente en estos dispositivos alimentados por batería.

En este contexto, Telefónica, a través de su área de IoT ya está realizando experiencias en el uso de los drones y 5G y está mostrando sus oportunidades en el uso de la conectividad V2X (vehicule-to-everything), que ya está utilizando para servicios de coche conectado, así como el desarrollo de otros casos de uso.

El futuro de los drones y 5G es prometedor y estamos en un punto de inflexión que dará paso, en los próximos años, a un cielo lleno de dispositivos conectados.

Imagen: Ars Electronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *