Drones anti incendios

Luis Simón Gómez Semeleder  17 septiembre, 2018

En los últimos años se han desarrollado una serie de drones inteligentes que permiten actuar en tres fases: antes, durante y después del incendio.

Una de las mayores preocupaciones en las épocas de altas temperaturas es el incremento del riesgo de incendios en las zonas de mayor densidad de vegetación. Comunidades como Galicia, Extremadura o Andalucía son proclives a sufrir estas catástrofes en sus grandes extensiones verdes con las consiguientes pérdidas humanas, animales y vegetales que se pueden ocasionar. Tal es así que desde las administraciones públicas están ampliando las campañas de prevención a todo el año, en lugar de solo hacerlo durante los meses más peligrosos.

Todos los esfuerzos son pocos en la lucha contra una lacra que en más del 90% de los casos tiene como causante al ser humano, directa o indirectamente. Es responsabilidad de todos contribuir a su erradicación con todos los medios de los que dispongamos.

Una vez más, la tecnología aparece para ayudarnos en cuestiones donde hasta entonces ha sido difícil conseguirlo. Gracias a IoT, en los últimos años se han desarrollado una serie de drones inteligentes que permiten actuar en tres fases: antes, durante y después del incendio.

Vigilancia y monitorización

En los trabajos de prevención, los drones pueden vigilar las zonas susceptibles y ayudar a la alertar sobre las primeras señales de incendios, así como a monitorizar los recursos naturales de la zona. De esta forma la actuación de los servicios de emergencias puede ser más eficiente y rápida evitando poner en riesgo la vida de personas y reduciendo en gran medida los costes ocasionados.

Durante el incendio, estos drones pueden detectar el calor, la dirección del viento e incluso captar imágenes reales por la incorporación de sensores y cámaras. Además, gracias al IoT es posible enviar la información de forma inmediata y lo más precisa posible a los servicios de emergencias. Una ayuda, sin duda fundamental, para que los bomberos y cuerpos de seguridad, como la UME, puedan llevar a cabo las labores de extinción de manera guiada y más precisa.

Extinción inteligente de incendios

En procesos de extinción de incendios también existen drones de mayor tamaño (hasta dos metros de diámetro) que pueden almacenar hasta 300 litros de agua y que cubren entre 50 y 100 metros de extensión del incendio. Este dron tiene modificaciones estructurales que permiten el transporte y nebulización del agua, así como los sistemas de control, cámaras térmicas y navegación. Incluyen también sistemas de localización de helicópteros que hacen más efectiva la lucha contra el incendio.

Con la implantación de estos drones se podrá llegar a salvar vidas dirigiendo correctamente a los operarios en la extinción. Del mismo modo, serán muy efectivos al poder aproximarse más a las llamas sin que el piloto exponga su vida ni el helicóptero sufra daños. Esta proximidad repercutirá en una acción más concreta y efectiva contra los focos más candentes, incluso durante la noche gracias a sus cámaras de infrarrojos, actuando como una importante herramienta de trabajo de los bomberos.

Las posibilidades del IoT aplicado a los drones contra los incendios no finaliza aquí sino que, después del incendio, sus beneficios pueden ser importantes en la fase de reforestación.

Plantación de árboles

Lauren Flechter, ingeniero de BioCarbon, ha creado una solución para plantar hasta mil millones de árboles al año con el uso de drones. El dron se carga con semillas germinadas que se disparan al suelo con aire comprimido desde una altura de unos 2 metros. Las semillas permanecen dentro de una cápsula nutritiva que además de protegerlas en la caída alimentarán al futuro árbol. Gracias al IoT, el dron determina el mejor lugar para la plantación teniendo en cuenta factores como la humedad, localización o tipo de vegetación existente.

Las administraciones públicas han tomado nota de las ventajas de estos drones en labores de prevención, detección y extinción de incendios forestales y algunas comunidades ya los han implantado para inspeccionar desde el aire las franjas de seguridad contra incendios alrededor de núcleos urbanos y rurales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *