La digitalización del sector agroalimentario, condición «sine qua non» frente a sus grandes retos

Mercedes Núñez    2 noviembre, 2021
digitalización-sector-agroalimentario

El mundo está cambiando y el sector primario con él. La digitalización del sector agroalimentario y su compromiso con la sostenibilidad son las claves para hacer frente a los nuevos desafíos.

La gestión inteligente del campo pasa por su transformación digital. España, por ejemplo, está en los primeros puestos en el mal uso del agua en la agricultura, un recurso esencial y escaso. De ahí la importancia de implantar soluciones que permitan un uso eficiente y sostenible de los recursos hídricos. Joaquín Segovia, director del Territorio Sur de Telefónica España, habló de ello a finales de septiembre en el foro Smart Agrifood Summit 2021, que se celebró en Málaga.

En esta entrevista, entre otras cosas, explica las fortalezas de Telefónica Empresas como partner de la transformación digital del sector agroalimentario (con la conectividad, soluciones digitales extremo a extremo y acuerdos de colaboración). Y menciona numerosos casos de éxito que van desde el cultivo indoor y vertical de frutos rojos a la trazabilidad del ciclo productivo del aceite de oliva o la reducción de emisiones de C02 en ganadería.

Desafíos complejos y nuevos hábitos

-¿Cuáles son los principales retos del sector agrícola?

El campo español, aunque viene demostrando competitividad, gran calidad y su compromiso con la sostenibilidad, en este momento es un gran consumidor de recursos. Consume más del 70 por ciento del agua disponible y utiliza el 60 por ciento de la superficie, el 20 por ciento de la cual es, además, de regadío.

Como tuve ocasión de exponer en Smart Agrifood Summit, la tensión hídrica es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y España, por su situación geográfica, lo padece de manera acentuada. Por dar un dato, se prevé que en 2030 un 65 por ciento de la población sufrirá las consecuencias de la escasez del agua.

Por otro lado, según la FAO, en 2050 el planeta tendrá un tercio más de población, por lo que será necesario producir un 70 por ciento más de alimentos. A todo esto hay que sumar el despoblamiento rural y los movimientos migratorios hacia las urbes.

Por tanto, no son pocos los retos a los que se enfrenta la industria agroalimentaria. Y, como no son sencillos de resolver con métodos tradicionales, es lógico que exista una creciente preocupación por la sostenibilidad, la calidad, los costes, la trazabilidad, etc. En Telefónica Empresas estamos convencidos de los beneficios que la digitalización del sector agroalimentario puede aportar a toda la cadena de valor.

La tecnología contribuye a superar las limitaciones que se presentan en todos los sectores productivos y a mejorar la competitividad. El sector agroalimentario no es una excepción.

Por supuesto, la base es que cualquier herramienta o solución que se pretenda implantar esté alineada con los objetivos de producción de alimentos saludables. Y también es crítico garantizar la seguridad de cualquier aplicación o servicio si se quiere lograr el éxito en la adopción tecnológica. Telefonica Tech trabaja para transmitir esta confianza y tranquilidad.

El sector agrícola se encuentra en un proceso constante de cambio y reinvención para posicionarse de cara a los nuevos hábitos y necesidades de los consumidores…

Así es. Y la pandemia ha acelerado estos cambios. Algunos de ellos son:

  • Incremento de las compras online. Los nuevos canales cobran especial relevancia (redes sociales, marketplaces, etc.)
  • Clientes que exigen cada vez mayor agilidad y una experiencia mejor.
  • Es, además, la primera vez que los ciudadanos van por delante de empresas e instituciones en cuanto a demanda de servicios.
  • Especial sensibilidad de los consumidores por la sostenibilidad, el cuidado del medioambiente y el bienestar animal.
  • Controles de calidad exhaustivos. El cliente quiere tener toda la información sobre el producto que consume.

Triple beneficio de la digitalización del sector agroalimentario

-¿Podría decirse que una empresa agrícola ya no es viable sin tecnología?

En este momento la transformación digital y la innovación abierta marcan la hoja de ruta del sector agroalimentario, como ocurre con el resto. En realidad podemos afirmar que desde su nacimiento, hace miles de años, agricultura y tecnología van de la mano para intentar facilitar las duras tareas asociadas al campo y mejorar la eficiencia de las explotaciones agrícolas.

Pero los beneficios de la digitalización del sector agroalimentario no son solo económicos. La implantación de soluciones tecnológicas tiene un triple impacto:

1.- Ahorro de costes. La agricultura de precisión y otros avances tecnológicos hacen innecesario aplicar agua, fertilizantes y pesticidas de forma uniforme en una explotación agrícola completa. Permiten aplicar las cantidades mínimas requeridas y solo en las áreas donde es realmente necesario. Esto representa un importante ahorro de tiempo, dinero y recursos.

2.- Optimización de recursos. Las soluciones tecnológicas proporcionan mayor eficiencia y ayudan a incrementar la productividad de los cultivos y calidad de los mismos. Además, minimizan la generación de residuos. Esto no solo mejora la sostenibilidad y el cumplimiento normativo ambiental, sino que también reduce los gastos de procesamiento de residuos y se refleja en la cuenta de resultados.

3.- Generación de nuevas líneas de negocio. Una analítica avanzada de los datos obtenidos con soluciones de IoT (big data) permite generar patrones de comportamiento de las explotaciones agrarias (predicciones de productividad y de la calidad de la cosecha) que, posteriormente, podrían venderse a fabricantes de abonos, semillas, etc., lo que generaría nuevas fuentes de ingreso a los agricultores.

Tenemos ejemplos y casos de uso que demuestran cómo la tecnología puede ayudar en todos los procesos de la cadena de valor agroalimentaria y, por tanto, que es rentable implantarla.

Necesidad de una agricultura 4.0 y los obstáculos para su implantación

-Es la llamada “Agricultura 4.0”…

Sí, la Agricultura 4.0 surge de la unión entre las nuevas tecnologías y la agricultura. Las soluciones “smart agro” propician un campo inteligente para dar respuesta a los desafíos que enumeraba. Como principal característica, destaca el uso que hace de los datos procedentes del campo para optimizar la gestión, mejorar la calidad de los cultivos y, por supuesto, reducir el impacto en el medioambiente.

Algunas de estas soluciones son:

  • Riego y fertilización inteligente.
  • Monitorización en tiempo real de cultivos con soluciones de visión inteligente.
  • Gestión de flotas agrícolas.
  • Soluciones de cuaderno de campo digitales.
  • Trazabilidad de productos con blockchain.
  • Analítica avanzada y big data para previsiones de producción.

-¿Cuáles son los principales obstáculos para la adopción de la Agricultura 4.0?

Si bien es cierto que la pandemia ha acelerado la digitalización, aún queda mucho recorrido. Esta crisis ha evidenciado que la tecnología es nuestra aliada, pero aún falta educación digital en todos los ámbitos.

Hay que hacer un esfuerzo para que los agricultores y las empresas del sector conozcan mejor todos estos beneficios y, así, acelerar la adopción y que se incrementen los índices de productividad y competitividad. Para ello, la usabilidad, la sencillez de las aplicaciones y que éstas resulten intuitivas es un factor clave para garantizar su uso.

Impulso a las pymes

Por otro lado, debemos tener presente que el 99 por ciento del tejido empresarial español lo conforman pymes y a las empresas de menor tamaño les cuesta más realizar los cambios: por falta de recursos, de personal dedicado, de capacitación e incluso desconocimiento.

Por eso, la colaboración público-privada es fundamental para impulsar la transformación de las pymes. Es una inversión necesaria. Quien no la lleve a cabo perderá una oportunidad única, competitividad y puede poner su superviviencia en juego. Compañías referentes como Telefónica (a través de Telefónica Empresas y Telefónica Tech) y la Administración tenemos la obligación de ayudar a las pymes en el camino de su digitalización.

Algunos casos de éxito con Telefónica Empresas como partner

-¿Podrías mencionar algunos proyectos en marcha en los que Telefónica Empresas participe?

Precisamente en mi intervención en Smart Agrifood Summit expuse algunos casos de éxito que tienen una incidencia muy relevante en el recurso del agua.

En el sector agro se está trabajando en tres líneas principales: agricultura de precisión, trazabilidad y agricultura industrial.

Agricultura de precisión

Engloba soluciones que automatizan y monitorizan el proceso productivo. Los tres elementos clave son el empleo de sensores, información satelital y una plataforma de gestión.

Entre sus beneficios podemos destacar:

  • Optimización en la gestión y en la producción agrícola
  • Reducción del uso de fertilizantes, pesticidas y agua de riego
  • Ayuda en la toma de decisiones
  • Ahorro en gestión documental
  • Menor impacto medioambiental en suelo
  • Actuación anticipada ante desastres meteorológicos

Algunos ejemplos de proyectos de este tipo son Innobobal, con VisualNAcert, que ahorra un 50 por ciento de agua en los viñedos o Novagric, a través de PROEXPORT, que permite pasar de 150 litros de agua por kilogramo de tomates a solo 35 litros/kg.

Trazabilidad

Ayuda al consumidor final a entender y valorar lo que está consumiendo, al proporcionarle una visibilidad total y garantizada sobre todos los puntos de la cadena de valor. Es prioritario tanto por sostenibilidad como por salud personal. Desde Telefónica Empresas entendemos que es uno de los ejes sobre los que tiene que pivotar la agricultura, no solo del futuro, sino también del presente. Por eso hemos desarrollado TrustOs, el sistema operativo de la confianza “facilitador” de blockchain.

Un ejemplo es el proyecto llevado a cabo en la olivarera Castillo de Canena, que permite la trazabilidad completa del proceso productivo de su aceite de oliva.

Agricultura industrial

Está cada vez más cerca que con aeroponía (cultivo en vertical sin hacer uso del suelo) se pueda producir todo el año y en cualquier localización, optimizando el consumo de agua. Aquí me gustaría destacar la solución que hemos desarrollado con Vertical Green, donde queda patente cómo la tecnología puede mejorar notablemente la sostenibilidad del planeta. Esta solución de agricultura vertical altamente tecnológica, sensorizada y conectada a la nube permite controlar la cosecha de los cultivos en remoto, gracias a IoT, la inteligencia artificial, blockchain, cloud y 5G.

La cooperativa onubense Onubafruit es un caso destacado de cultivos indoor y agricultura vertical con aplicación de la robótica y la inteligencia artificial en los cultivos de frutos rojos.

Conocimiento del sector y una propuesta extremo a extremo

-¿Qué hace de Telefonica Empresas el partner idóneo para la transformación digital del sector agrícola y ganadero?

Todos los ejemplos anteriores demuestran que no solo somos conscientes de la realidad y los retos presentes y futuros a los que se enfrenta el sector, sino que además aportamos nuestra experiencia a estas soluciones innovadoras que potencian el desarrollo de la agricultura y del negocio, la seguridad alimentaria y ayudan a construir comunidades mucho más sostenibles y resilientes al cambio climático.

Telefónica tiene una propuesta para la digitalización del sector agroalimentario con soluciones extremo a extremo en toda la cadena de valor. Así, con conectividad 5G, dispositivos IoT, plataforma de computación en la nube, algoritmos de inteligencia artificial y blockchain se crean y desarrollan soluciones que engloban desde la producción en el campo y el procesamiento en industria hasta la logística, distribución y la trazabilidad para el consumidor final.

Importancia de la colaboración público-privada

-¿Qué papel juega la cooperación entre los diferentes actores del sector para la digitalización del sector agroalimentario ?

Telefónica Empresas lleva tiempo trabajando con las Administraciones públicas para que la Agricultura 4.0. sea una realidad. Por poner algunos ejemplos, en el Territorio Sur estamos trabajando con la Universidad de Extremadura a través de la Cátedra Telefónica Transformación digital del sector agroganadero. También aceleramos a startups del sector agrícola, que juegan un papel destacado, a través del centro de innovación y aceleración “El Cable” de Andalucía Open Future, fruto de la colaboración público-privada con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Almería. Otro ejemplo es nuestra colaboración con la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía para el desarrollo de proyectos innovadores basados en FIWARE.

Ceo en la colaboración público-privada para impulsar la transformación digital del sector agroalimentario y a startups o emprendedores que trabajan para aportar mayor innovación.

Alianza de Telefónica y FAO

Además, en el ámbito internacional tenemos desde 2018 un acuerdo con la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Colaboramos para llevar la innovación al pequeño y gran agricultor, con énfasis en la optimización de los sistemas de riego que impactan directamente en la eficiencia hídrica de las plantaciones, además de mejorar la sostenibilidad de las mismas. Fruto de este acuerdo se han desarrollado varios pilotos de eficiencia hídrica en Perú y Colombia y de reducción de CO2 en ganadería en Ecuador, con asombrosos resultados de rendimiento y rentabilidad gracias al uso de la tecnología.

Esta alianza de Telefónica y FAO contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) al promover soluciones más eficientes y efectivas en el uso de los recursos naturales en la agricultura. Los resultados se están compartiendo con los gobiernos locales para ayudar a impulsar estos cambios desde las Administraciones, donde la cuestión agroalimentaria está cobrando cada vez mayor relevancia. Ya aparece, de hecho, como una de las prioridades en las agendas de bastantes países de Latinoamérica y Europa. 

Los fondos Next Generation como oportunidad

-No podemos terminar sin referirnos a la oportunidad de los Fondos europeos Next Generation.

Los fondos, como instrumento de recuperación, contribuirán a superar los daños económicos y sociales provocados por la pandemia. Su propósito es, entre otros, construir una Europa más sostenible, digital y resiliente.

El “Plan España puede”, presentado por el Gobierno, tiene una línea específica para la transformación digital. Por tanto, nuestro tejido empresarial -especialmente pymes y micropymes- debe aprovechar la oportunidad de sacar el máximo partido de estos fondos. Las empresas están siendo ambiciosas a la hora de intentar acceder a ellos y tienen en mente grandes proyectos (digitalización del terreno de regadío, eficiencia energética, economía circular, etc.). Estoy convencido de que en un corto periodo de tiempo seremos testigos de un importante impulso a la digitalización del sector agroalimentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *