Desinformación y noticias falsas: ¿qué iniciativas existen para combatirlas?

Daniel Sandmeier    7 noviembre, 2022

Desde hace ya varios años el fenómeno de la desinformación despierta preocupación en las sociedades europeas, incluida la española. El I Estudio sobre la desinformación en la sociedad española arroja datos tan reveladores como que el 72% de la población admite haber valorado como verdadera alguna noticia falsa y el 95,8% de los españoles cree que la desinformación es un problema para el conjunto de la sociedad.

Fruto de la preocupación que despierta este fenómeno, la UE aprobó en diciembre de 2018 el Plan de Acción contra la desinformación. Este documento define el fenómeno de la desinformación como “la información verificablemente falsa o engañosa que se crea, presenta o difunde para obtener un beneficio económico o para engañar deliberadamente a la población, y que puede causar un perjuicio público”. Este perjuicio público incluye amenazas a los procesos democráticos, así como a bienes públicos tales como la salud, el medio ambiente o la seguridad ciudadana.

El documento también señala que “las evidencias muestran que terceros Estados están incrementando sus estrategias de desinformación para influir en el debate social, crear divisiones e interferir en la toma de decisiones de las democracias”.

No obstante, este fenómeno se vuelve muy complicado de contrarrestar al entrar inevitablemente en colisión con uno de los valores fundamentales de la UE y de sus Estados miembros, como es el de la libertad de expresión.

Las sociedades democráticas europeas dependen de la capacidad de sus ciudadanos para acceder a una variedad de información verificable, para que puedan formarse una opinión sobre las diferentes cuestiones políticas. Es de esta forma como los ciudadanos pueden participar con conocimiento de causa en los debates públicos y expresar su voluntad a través de procesos políticos libres y justos.

Si las instituciones o los gobiernos europeos aplicasen medidas restrictivas o de censura al acceso de la información, por poco fiable que esta sea, podría ser tachado de medida arbitraria y autoritaria. Es por ello por lo que se trata de un fenómeno, el de la desinformación, muy difícil de combatir.

Iniciativas contra la desinformación a nivel europeo

Actualmente, a nivel europeo existen las siguientes iniciativas destinadas a combatir el fenómeno de la desinformación:

  • EU vs. Disinfo: se trata del proyecto insignia del grupo de trabajo East StratCom del Servicio Europeo de Acción Exterior. Tiene algunas secciones especiales dedicados a temas considerados de especial relevancia, como la reciente pandemia de la Covid-19.
  • Zona de aprendizaje contra la desinformación: se trata de una web pensada para que lo utilicen profesores de países miembros de la UE, con el objetivo de que tengan disponible un repositorio de presentaciones en el que se explica qué es la desinformación y cómo poder hacerle frente, pensada para poder formar a los alumnos.
  • SOMA (Social Observatory for Disinformation and Social Media Analysis): Espacio de análisis e investigación sobre información y desinformación que estuvo activo hasta abril de 2021. Su objetivo consistió en conocer la dinámica de las redes sociales que favorecen la creación de los desórdenes informativos.
  • EDMO (European Digital Media Observatory): Creado en junio de 2020 por la Comisión Europea, su misión es la de establecer una red de centros de investigación sobre medios digitales y recursos sobre verificación, mediante la creación de ocho unidades de investigación regionales en distintos países de la UE. Además de IBERIFIER, que es el centro creado en España y Portugal, conforman la red EDMO los observatorios: IDMO (Italia), EDMO Ireland (Irlanda), BENEDMO (Países Bajos y Bélgica), CEDMO (Chequia, Eslovaquia, Polonia y Hungría), NORDIS (Finlandia, Suecia, Noruega y Dinamarca), EDMO BELUX (Bélgica y Luxemburgo) y DE FACTO (Francia).
Foto: Charles Deluvio / Unsplash

Otra de las iniciativas para combatir el fenómeno de la desinformación es la Ley de Servicios Digitales que, entre otros objetivos, persigue regular los algoritmos de las grandes plataformas y combatir las campañas de desinformación consistentes, por ejemplo, en el empleo de bots y cuentas falsas. Está previsto que este reglamento europeo sea de obligado cumplimiento a partir de enero de 2024 en todos los países de la UE y se aplicará a los servicios de alojamiento de datos, a los motores de búsqueda en línea, a las redes sociales y a los marketplaces.

Iniciativas contra la desinformación en España

En España, el trabajo del observatorio EDMO queda plasmado en el proyecto Iberifier, lanzado en septiembre de 2021, planteado para que tenga una duración de cuatro años y dotado con un presupuesto de 1,47 millones de euros. Cuenta con la participación de 90 investigadores especializados en comunicación digital, desinformación, computación y análisis estratégico. En el proyecto participan un total de 23 instituciones de España y Portugal.

Otras iniciativas contra la desinformación son los verificadores de noticias que han puesto en marcha algunos medios de comunicación. Entre estos destacan los siguientes:

  • Maldita.es y Newtral: La UE presenta a estos dos medios españoles como una clara iniciativa encaminada a combatir la desinformación, por ser además miembros de la IFCN (Internacional Fact-Chaking Network).
  • VerificaRTVE: herramienta puesta en marcha por RTVE para combatir los bulos y la desinformación.

Cabe destacar también la reciente publicación del libro Lucha contra las campañas de desinformación en el ámbito de la Seguridad Nacional, en el mes de septiembre de este año, que es el resultado de una iniciativa de cooperación público-privada impulsada por el Departamento de Seguridad Nacional a finales del año 2020, que tenía como objetivo reunir a expertos de la sociedad civil pertenecientes a sectores implicados en este ámbito, así como a representantes de la Administración Pública competente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.