La conservación preventiva del Castillo de Peñafiel

Laura López Pérez    7 abril, 2021
conservacion-preventiva-castillo-peñafiel

Hace ya siete años que un compañero escribía “Un fisurómetro en el triforio”. Si os dijera que yo hoy voy a hacerlo de higrometría y clinómetros quizá os seguiría sorprendiendo. Pero no si os explico que se trata del uso de la tecnología al servicio de la conservación preventiva del Castillo de Peñafiel.

El patrimonio histórico es parte de nuestra identidad cultural pero, además, un fuerte atractivo para el turismo de calidad. Según datos del Ministerio de Cultura, “el 20 por ciento de los turistas que visitaron España en 2019 por ocio lo hicieron por una motivación cultural. Pero, si tenemos en cuenta también todos aquellos viajes en los que se realizaron actividades culturales de algún tipo, este porcentaje alcanza el 42 por ciento. Los desplazamientos motivados únicamente por intereses de esta índole originaron un gasto de alrededor de 15.350 millones de euros, lo que se traduce en el 19 por ciento del desembolso total de los viajeros internacionales por razones de ocio”.

Hemos visto cómo la pandemia, el confinamiento y las restricciones han impactado en nuestra economía: en los cierres primero y limitaciones en las actividades de negocios no esenciales después y, especialmente, ha paralizado el turismo, un sector clave para España.

El patrimonio histórico y la responsabilidad de su conservación preventiva

Somos el segundo país de Europa y el tercero en el mundo con más lugares declarados Patrimonio de la Humanidad. Esto nos sitúa en una posición privilegiada y también supone la enorme responsabilidad de protegerlo. Una conservación preventiva es la clave.

En 2020 nos hemos dado más cuenta que nunca de lo importante que es invertir en investigación y digitalización y del amplio recorrido que nos queda para avanzar en muchos aspectos con ayuda de la tecnología. TIC e innovación al servicio del cuidado de nuestro patrimonio es un binomio clave: IoT, big data e inteligencia artificial han demostrado ser grandes aliados para la conservación preventiva.

De la inteligencia artificial al siglo X…

Os quiero llevar hasta la provincia de Valladolid. En concreto, a un alto cerro a cuyos pies discurre el río Duero, donde se eleva el Castillo de Peñafiel, declarado Monumento Nacional en 1917. Es considerado como una de las joyas de los castillos vallisoletanos y un ejemplo de los llamados castillos roqueros en España. Se denominan así por situarse en zonas elevadas de difícil acceso donde las murallas se adaptan a la abrupta orografía del terreno. Este castillo comenzó a levantarse en el siglo X como punto fundamental en la línea defensiva del Duero, tanto para cristianos como para musulmanes.

El origen de su nombre se le atribuye al cambio de denominación de Peña Falcón por Peñafiel cuando el conde castellano Sancho García, en su reconquista, pronuncia la célebre frase “desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla“.

Actualmente es sede de la Fundación Museo Provincial del Vino de Valladolid. El museo data de 1999 y está entre los más visitados de la comunidad de Castilla y León por su belleza y valor cultural. Así, se ha convertido en todo un emblema para el enoturismo de la Ribera del Duero.

El inexorable paso del tiempo y tecnología de última generación

Pero el paso del tiempo es inexorable. Las condiciones climatológicas y el propio impacto provocado por las visitas diarias imponen la necesidad de tomar medidas para garantizar que en el futuro podamos seguir visitándolo en las mismas condiciones en las que se encuentra actualmente.

Para evitar su deterioro se utilizará la solución Smart Patrimonio que ofrece Telefónica Empresas, en colaboración con la Fundación Santa María la Real, denominada MHS (Monitoring Heritage System). Ésta facilita a los especialistas el control de determinados parámetros para ayudar a proteger el patrimonio. La clave está en una conservación preventiva, la mejora de la eficiencia energética y la gestión del uso y las condiciones ambientales de los bienes albergados en su interior.  

Objetivo de la solución de Telefónica Empresas y Santa María la Real

La solución de Telefónica Empresas responde a un doble objetivo. Por un lado, implantar un sistema que permita un control inteligente de la iluminación de los distintos espacios del castillo según el flujo de turistas para incrementar la eficiencia y sostenibilidad. Y, por otro lado, se trata de aplicar un sistema de monitorización y seguimiento de las condiciones ambientales del museo, que proporcione información en tiempo real. Esto permite evaluar de forma continua su estado de conservación y la protección del edificio y los bienes que alberga.

Sensores que informarán del estado del Museo del Vino

Más en concreto, se llevarán a cabo las siguientes actuaciones en el Museo del Vino:

  • En la vitrina de la cuba se instalarán sensores para controlar la temperatura, la humedad relativa y la luminosidad.
  • También en cada una de las tres plantas y en el exterior, así como en los muros laterales un sensor medirá la temperatura y la humedad relativa.
  • En el sótano dos clinómetros enfrentados determinarán las variaciones en las inclinaciones de los muros y dos sensores de humedad del terreno permitirán vincular, en caso necesario, la existencia y cantidad de estos movimientos con la presencia de agua en el terreno.
  • En el acceso a las instalaciones habrá un sistema para el conteo de personas.Y en cada una de las tres salas (salón principal, biblioteca y sala de catas) un detector de movimiento activará la iluminación de cada estancia de forma automática.

Cuadro de mando del estado de conservación del Castillo de Peñafiel

La información recogida por los sistemas será muy relevante para determinar el nivel de afección en la conservación de los elementos más sensibles, así como para definir pautas y criterios de actuación adecuados.

Todos estos sensores proporcionarán abundante y valiosa información, con la que se creará un cuadro de mando sobre el estado de conservación del Castillo, de sus salas y activos principales. Dicho cuadro de mando permitirá conocer, de forma rápida y visual, el estado en tiempo real así como la evolución temporal.

Integración en la Plataforma Territorio Rural Inteligente de Castilla y León

Además, este cuadro de mando se integrará, en el vertical de patrimonio inteligente, en la Plataforma Territorio Rural Inteligente de Castilla y León. Se trata de un proyecto pionero en Europa, en el que están integradas todas las Diputaciones Provinciales para trabajar en distintos verticales (también gestión de residuos, agua..)

Se busca, así, una visión completa y global de toda la información del territorio en una plataforma abierta, estándar y común.

Y así es como la Diputación de Valladolid apuesta e impulsa, junto a Telefónica Empresas, el uso de estas nuevas tecnologías para proteger un bien tan preciado como es, en este caso, el Castillo de Peñafiel.

Imagen: Pablo Sánchez Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *