Ciberseguridad en pandemia (I): las personas