Certificate pinning: el qué, el cómo y el porqué (II)