«Los retos actuales requieren una industria 4.0; la tecnología que la hace posible está disponible”

Equipo Editorial    16 febrero, 2022
5G-industria-40

5G en la industria 4.0 ya es una realidad: está en las fábricas, en la logística, en los astilleros… Gestamp ha puesto en marcha en Barcelona el primer proyecto de fábrica inteligente con 5G en España. El Corte Inglés ha implantado una red privada 5G en su central logística de Valdemoro para optimizar los procesos de paquetería y clasificación. Y el despliegue de 5G en el astillero de Navantia en Ferrol se ha convertido en referente de eficiencia y sostenibilidad. Son solo algunos ejemplos de 5G como catalizador de la transformación de la industria, con Telefónica Empresas como partner, que a finales de año desplegaba además los primeros servicios para este segmento.

No basta con transformarse, hay que hacerlo más rápido

Es una realidad que la industria española se está transformando pero no está sucediendo a la suficiente velocidad. Los fondos europeos, a través del componente 12, serán de gran ayuda pero tampoco deben convertirse en un fin, explica Mª Eugenia Bórbore, gerente de Desarrollo de Negocios Verticales en la Dirección de Transformación de Negocio Empresas de Telefónica España. Lo importante -señala- es que el empresario entienda que si no se digitaliza dejará de ser competitivo a corto plazo en un mercado global. Es preciso que se dé ese convencimiento.

Beneficios de la digitalización de la industria

Por el contrario, su supervivencia pasa por las ventajas asociadas al cambio: reducción de costes de producción, logísticos y de inventario, incremento de la productividad del trabajador, mejora del impacto medioambiental y mejor imagen, entre otras.

Incluir a las pymes en el proceso

Pero que nuestro tejido empresarial se componga en su mayoría de microempresas y pymes dificulta la implantación de nuevas tecnologías e influye en la productividad. También lastra el acceso a la financiación y a la internacionalización. En este sentido, hay un gran reto por delante y es clave el papel de un socio tecnológico como Telefónica Empresas que ayude a recorrer el camino de la digitalización.

En este momento la automoción lidera el cambio, inmersa en grandes transformaciones (coche eléctrico, conectado, autónomo…). Pero el resto también debe emprender una profunda transformación de los procesos y modelos productivos. En eso precisamente consiste la Industria 4.0  y su momento es ahora, afirma Mª Eugenia Bórbore. El contexto lo exige y contamos con las tecnologías habilitadoras que lo hacen posible.

El dato, un control extremo a extremo y decisiones en tiempo real

La responsable de Telefónica explica que “en una etapa anterior (años ochenta y noventa) la tecnología estaba enfocada a sensorizar y automatizar pero ahora, además, es posible tener una visión en tiempo real del proceso y un control extremo a extremo. El dato en tiempo real facilita la toma de decisiones y convenientemente tratado, analizado y compartido entre diferentes departamentos es la clave para mejorar los procesos productivos”.

Tecnologías catalizadoras de la industria 4.0

Pero ¿de qué tecnologías estamos hablando? De IoT, big data, inteligencia artificial, realidad extendida. herramientas de seguridad que resuelvan los retos derivados de la interconexión de la red OT… y -lo más importante- de la confluencia entre ellas. Como catalizador clave, las conectividades flexibles e inalámbricas.

5G en la industria 4.0 y edge computing, claves

“5G cambiará el futuro del sector porque cuando una empresa moviliza sus herramientas, sus cadenas de montaje, su robótica, cuando automatiza sus procesos y quiere un control en tiempo real de su actividad, necesita unas comunicaciones inalámbricas que nunca fallen, que garanticen la calidad de servicio y la continuidad del negocio. Y 5G ofrece los anchos de banda y las latencias necesarios – asegura Mª Eugenia Bórbore. Esto, combinado con edge computing permite que las aplicaciones de los clientes y la capacidad de cómputo necesarias se desplieguen de manera flexible y elástica gracias a esa nube cercana, sin necesidad de desplegar infraestructura IT local, con los consiguientes ahorros en costes y en tiempo, así como una mayor agilidad y cintura ante cambios y evoluciones futuras”.

Imagen: Hegel V. Keitel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.